Ir al contenido principal

Si hubiese verdades absolutas, caería una gran duda sobre el significado de la verdad


Casi siempre las personas necesitan aferrarse a sus propias verdades para sentirse seguros, en medio del sinfín de variables que controlan la vida. Las verdades no son más creencias arraigadas en el subconsciente y depositadas ahí por uno u otro factor. Solo que algunas veces se vuelven tan ingentes, que llegan a controlar el destino de comunidades enteras: religión, economía, política, que luego mutan en dogmas, en verdades absolutas fuera de cualquier cuestionamiento. Mas allá, la propia ciencia, de quien tenemos en alta estima su objetividad, termina sobrellevando ídem enfermedad de absolutismo; al querernos convencer que dentro de simples teorías, el margen de error es prácticamente inexistente. Y así vamos construyendo castillos de naipes entre verdades a medias, que necesitamos reforzar todo el tiempo. Incluso al final cuando todo cae, ni siquiera el ruido puede avisar del colapso, y solo el tiempo desnuda la gran verdad como una ingenua mentira. Así ha ocurrido desde siempre, desde que somos especie y constituimos una sociedad. ¿Pero que seria de la realidad sin esas verdades absolutas? ¿Que tan solida e inalterable seria esa sociedad, si todo fuera susceptible de ser cambiado? ¿Acaso? son necesarias esas verdades a veces disfrazadas que sostienen al mundo. Mi opinión es que toda verdad como el principio mismo de nuestra existencia es relativa. Del mismo modo que no podemos asegurar cuanto vamos a vivir, tampoco podemos afirmar que una verdad sea aplicable a todo, en toda forma y tiempo. Y en algún momento la creencia, el paradigma, la verdad con toda su candidez y absolutismo puede ser renovada, desmontada, desmitificada y cambiada por completo. Por tanto, de igual modo ocurrirá en las sencillas cosas de nuestra vida cotidiana.
Los confines de la verdad son demasiado difusos para ser demarcados. Puede usted reunir un grupo de cien personas para mirar un objeto determinado, evaluar sus características, y aun tratándose de la misma materia, al terminar el ejercicio el objeto estará dotado de múltiples características disimiles que usted mismo no había calculado. Y es que los seres humanos vemos, oímos, gustamos, olemos y palpamos conforme al desarrollo neurológico y psicológico de nuestro cerebro, con el aditivo de nuestras propias experiencias a cuestas. Seguramente, podremos encontrar dos personas tan equivalentes que parezcan iguales, pero sin duda en algo llegaran a diferenciarse, del mismo modo que en algún punto sus verdades serán distintas. 
La verdad tiene un límite, un punto en el que se interseca con otra que la modifica y cambia sus propiedades, transformándose en otra cosa. Las verdades que logran sobrevivir más allá de esta condición, en muchos casos están provistas del prejuicio mismo del agente emisor de dicha verdad. Para la humanidad entera, el sol giró alrededor de la tierra hasta que un hombre fue capaz de arriesgar su vida por demostrar lo contrario.
El absolutismo nos ha acompañado a lo largo de la historia, nos habituamos a el, a aceptar resignadamente la verdad de quien habla con mayor entonación  o superlativa convicción sobre un asunto. Pero incluso la más firme teoría, la más arraigada creencia podría ser debatida.
De algún modo es nuestro derecho entender que no existen verdades absolutas, aunque la verdad es que usted podría pensar lo contrario.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.