Ir al contenido principal

Siglo XXI: La Nueva Era de las Relaciones Humanas

Los tiempos cambian, de eso no cabe duda. Y el siglo XXI es la mejor muestra de la trascendencia, que alcanza el tiempo en la forma de relacionarnos como sociedad. Hoy, de repente, y ante la mirada apesadumbrada de algunos. Esposas, esposos e hijos, dejaron de ser una propiedad, y se “convirtieron” en individuos con autonomía; incluso, y es esto una real bendición, los animales han empezado a recuperar sus derechos.  El respeto a la individualidad parece ser la bandera de este nuevo siglo; en el cual como sociedad propendemos dejar atrás: los abusos sexuales, los violentos castigos;  las corridas de toros, peleas de gallos, y matrimonios por “conveniencia” o por resignación. El siglo XXI, vino cargado de una capacidad elemental de elegir, lo que es bueno para mí; pero también ocuparme en lo que es bueno para otros. Estamos en la era de la psicología, de la información como derecho inalienable; de la experiencia individual como disfrute de si mismo. Y esta recomposición neuronal no deja de ser traumática para muchos;  algo así como el encuentro entre el neardental y el homo sapiens, < todos sabemos cual fue el desenlace>  Y con toda certeza esta “nueva” generación de humanos tendrá la supremacía. Individuos activos, en constante interacción con sus símiles, a veces desparpajados en sus apegos. Un mundo de “frees” relacionándose abiertamente entre ellos, ante la mirada aterrada de sus predecesores. Como todo, también la forma de relacionarnos va cambiando; adaptándose a las necesidades del nuevo andamiaje social. Aun cuando persisten conductas del pasado,  cada vez menos padres buscan esposo para su hija y menos madres eligen la compañera ideal de su hijo; ahora se usa menos la correa, la rama o la alpargata y se dialoga mucho más con los hijos. Las mascotas dejaron de ser “desechables” y ahora existen códigos y normas que defienden sus derechos. Por supuesto, existen grandes diferencias entre regiones y países, pero no tengan duda, en menos de cincuenta años, la sociedad se habrá recompuesto en cada rincón del mundo. Cada vez mas personas deciden vivir solas, la familia es hoy, solo un reflejo nostálgico del pasado;  la realidad nos plantea por el contrario múltiples estructuras familiares, todas ellas bastante saludables. Las relaciones de la sociedad actual no se basan en los sentimientos desde un punto vista tajante; el ser humano de hoy, es práctico, consiente de si mismo; capaz como individuo. Los conceptos de fidelidad y pertenencia eterna, dejaron de ser rígidos; para empezar a relativizarse. Y lo que parece un verdadero caos, resulta reconfortante para una sociedad que debe avanzar a otro ritmo. Que volvió a ser nómada, aunque solo sea a través de las redes sociales. Una generación que tomó su vida entre sus propias manos, apreciando el valor de las emociones, la libertad, el deseo y la búsqueda de felicidad.

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.