Ir al contenido principal

El Arte de Hablar y Escuchar

En el proceso de la comunicación encontramos un emisor: la persona que nos habla, y cuyo mensaje viaja a través de un camino tripartito:
1)      La información transmitida, es decir el mensaje en si mismo.
2)      El canal de comunicación utilizado, como ejemplo: las ondas de aire, un email, el teléfono móvil, entre otros.
3)       Y el código, que no es otro que ese conjunto de normas y símbolos que conocen previamente emisor y receptor, a quien finalmente debe llegar el mensaje.
Todo esto dentro de un contexto, que viene a ser la situación misma, en la cual la comunicación se desarrolla.
Pero mas allá de los conceptos, comunicarnos y saber hacerlo, es fundamental para una especie social como la nuestra. En sentido literal, hablar, comunicarnos; abarca un significativo porcentaje de nuestra vida, a todo lo largo de ella. Por tanto, es importante saber dirigirnos a otros; generar empatía, y desarrollar adecuadas habilidades de comunicación, tanto en el pequeño círculo de nuestra vida privada, como en circunstancias sociales.
Hablar, es tener contacto con otro ser emocional, establecer un vinculo; transmitir una información, la cual, poseemos, consideramos, o cuestionamos.  La finalidad de hablar con otros, es lograr que las personas entiendan nuestro mensaje, lo digieran de la mejor manera; lo perciban de idéntica forma como lo hacemos nosotros. Lo cual a veces resulta bastante arduo de conseguir. 
La capacidad de hablar encierra dentro de si una serie de características, que facilitan la forma en que se expresa el mensaje: la entonación de la voz, el refuerzo gesticular, la firmeza; la postura, el complemento de otros sentidos, como la visión, el tacto, y la respiración.
Sin embargo, contrario a lo que muchos piensan; la preponderancia de la comunicación verbal es de solo un veinte a un treinta y cinco por ciento, de la forma en que hablamos. El resto del tiempo lo hacemos eficazmente, por medio de gestos no verbales; tales como: el lenguaje corporal, postura, expresión facial, contacto visual; la comunicación a través objetos, la forma en que vestimos, nos peinamos, por gustos  o gráficos.


Lo importante no es hablar y escuchar, es saber hacerlo. Cuando estamos más pendientes de nuestra propia voz, y de la imposición de nuestras ideas; empieza a perderse la esencia misma de la comunicación, desapareciendo el compartir por el imponer. La mayoría de nosotros tiene la capacidad de oír, que básicamente, es la habilidad de los órganos de equilibrio y audición para percibir señales, y vibraciones. Como también poseemos la capacidad de hablar y transmitir un mensaje. Sin embargo, la habilidad del lenguaje debe ser primordialmente activa, dando sentido y profundidad a lo que se dice o escucha; acertando dentro de ello sentimientos, emociones e ideas implícitas en los vocablos.  
Dentro de la comunicación debe haber una adecuada disposición psicológica, tanto del emisor como del receptor; manifestando un dialogo provisto de retroalimentación. No caer en distracciones o divagaciones, puesto que la comunicación tiende a iniciar en un punto alto, que va descendiendo a lo largo del mensaje; es por tanto necesario luchar contra esta tendencia, tomando elementos de la conversación que puedan resultarnos relevantes. Interrumpir lo menos posible, no emitir juicios de valor hasta que nuestro interlocutor haya concluido, o realizado una pausa que lo permita; no precipitarse ni asentir o denegar a mitad de un enunciado.
Procurar siempre percibir los motivos del otro, sus sentimientos y necesidades; asumir la carga de entender lo que nos dice. Ser empático, sin necesidad de tomar partido, verificar a través de afirmaciones, si estamos entendiendo claramente el mensaje; emitir frases de refuerzo cuando sea necesario, y mostrar al final de la charla, nuestro grado de comprensión respecto del mensaje.
En lo posible ser concreto, ver a los demás en función de lo que hacen, no de lo que son, ese es un atributo que solo Dios, tiene. Hablar sobre temas concretos, sin llegar a un collage de conceptos, opiniones o reclamos; deshacerse de emociones negativas. Dejar el pasado donde está, a menos que sea para utilizarlo como referencia positiva. Ser concreto en el mensaje que se quiere enviar, sin ambigüedades o vacíos; dejar de lado las generalizaciones, y las verdades absolutas, no extenderse mas allá de lo necesario, no abusar de la comunicación no verbal: manoteos, miradas, gesticulación facial y controlar el tono de voz en un término medio.
¿Y tú, sientes que te comunicas bien?  

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.