Ir al contenido principal

Ejercite su cuerpo y de paso su mente


Algo tan sencillo como una hora de ejercicio al día, puede cambiar su vida para siempre, no existe trampa más peligrosa que el sedentarismo. Es casi condenarse a una muerte lenta.
La mayoría de nosotros nos sentimos orgullosos, y esto está muy bien, de ser como somos. Altos o chaparros, con algunos “rollitos” de sobra, o un abdomen más o menos abultado. ¡Y es cierto! Aceptarnos, en medio de nuestras diferencias es una muestra de amor propio. Pero un poco de ejercicio le viene bien a todos, no simplemente por vernos más guapos, sino por que es la manera de mantener en perfecto funcionamiento la “maquinaria” que nos mantiene vivos.
Sin presionarse demasiado usted puede empezar con una rutina diaria en casa de unos quince o veinte minutos de estiramiento, flexiones y otros ejercicios aeróbicos, luego en las mañanas o en las noches puede dedicar otro tanto a una caminata. Todos necesitamos “estirar” un poco los músculos, este es el mejor plan de vida, porque con salud todo lo demás es posible. Una vez se haya adentrado en este mundo de entrenamiento físico, convenza a su pareja, a sus padres, hermanos o algún amigo, para que lo acompañen en esta aventura de salud. Y a medida que pasen los días, sea más ambicioso y establezca nuevas metas, siéntase orgulloso y satisfecho del camino que ahora recorre, hasta verlo convertirse paulatinamente en un hábito de vida.
Prémiese con algún antojo a medida que vaya alcanzando diferentes niveles de adiestramiento, para recompensar a su cerebro por el nuevo esfuerzo al que se ha avocado.     
Establezca sus metas cualquiera que estas sean, perder algunos kilos o definir un poco de musculo. Recuerde que sus objetivos son alcanzables desde el primer día que inició y repítase a si mismo que tendrá éxito, cada vez que se sienta extenuado o a punto de rendirse.
Pronto notará los cambios en su aspecto y su salud y cada día se sentirá mas motivado. 

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.