Ir al contenido principal

¿Dios o Evolución?


¿Creacionismo o evolucionismo? hemos llegado al siglo XXI y ¿Acaso la respuesta a esta incógnita parece lejana todavía?
Hoy, es posible encontrar en múltiples foros o en cualquier cafetín, una acalorada discusión entre los defensores de cada postulado, y el interés de instaurar  su razón a toda costa, pero ¿no es posible creer en Dios y la ciencia al mismo tiempo?
De algún modo la fe podría ser ciencia y la ciencia a su vez fe, de hecho parecieran ser hermanas gemelas en lugar de opuestos, dado que ambas afectan los mismos cuestionamientos.
Resulta tan complejo negar la evolución, como lo es pretender que solo somos carne y hueso, y que dentro de un ser tan maravilloso no habita un algo hasta ahora inentendible. Los evolucionistas señalan a la religión el no tener pruebas visibles de su teoría, al mismo tiempo que los creacionistas los acusan de adolecer de un eslabón perdido, quizá la respuesta a la discusión sea unir puntos de vista en lugar de distanciarlos.
A diario la naturaleza nos muestra su capacidad de modificarse casi a voluntad, en procura de su mejor desempeño, de igual modo nuestra propia conducta, sentimientos, emociones y sensaciones nos lleva a concebir la presencia de una energía superior habitando al interior de nuestro cuerpo. En ese caso ¿Cómo separar lo uno de lo otro?
Tal vez no sea posible por la más simple de las razones: ciencia y fe, deben estar unidas.
Y ambas derivan de la concepción de una entidad superior, de la manera que quiera verse, bien sea como un universo de decisión autónoma regido por fuerzas físicas o como el producto de una inteligencia superior que gobierna ese mismo cosmos.
Somos los genes de Dios o de la naturaleza, como sea, estamos frente a una maravilla que ansiamos entender, una pregunta que ronda cada día nuestros pensamientos, una búsqueda que requiere sobre todo la unión de criterios.

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.