Ir al contenido principal

Los Seres Humanos: Somos y Crecemos

El aporte genético de nuestros padres, influye directamente, no solo, en nuestra apariencia física; sino también en nuestro carácter y la forma de relacionarnos con otros.  Muchas de nuestras conductas y rasgos emocionales distintivos, tienen su origen en caracteres hereditarios. La alegría, la actitud positiva, la inteligencia matemática, espacial; la extraversión, la impulsividad, la facilidad de adaptación; el trabajo en grupo, las artes e incluso la inteligencia emocional; están conformadas por el equipaje genético.  No obstante, el papel de las experiencias, y las circunstancias del entorno; son fundamentales en el desarrollo de la personalidad, de algún modo, al nacer nuestro carácter es como una pequeña planta, con características definitorias. Empero, la atención, el abono, el agua, y las condiciones climáticas; hacen de ella un robusto árbol o una débil maleza.
Las circunstancias sociales terminan de “hacernos”, de moldearnos; gracias a nuestra innata capacidad de reflexión. A medida que crecemos vamos adquiriendo un concepto propio, una forma de vernos a nosotros mismos. Es así, como empezamos a relacionarnos. Y de los aciertos o descontentos de esas relaciones, aprendemos a fortalecernos; a identificar las relaciones familiares, de amor, laborales y de amistad.
Hacernos consientes de nuestras emociones y características, nos permite afinar con mayor fluidez nuestros sentimientos, y al estar conectados con estos; logramos sintonizar con nuestros semejantes, generar empatía, compenetrarnos como especie social.
Al familiarizarnos con el entorno y sentir que encajamos dentro de este, logramos discernir, la verdad del prejuicio, la expectativa de la realidad; las consecuencias de nuestros actos, nuestros verdaderos límites, y la repercusión del proceder de otros sobre nosotros mismos.
Aprender de cada experiencia como una oportunidad enriquecedora, identificar esos aspectos innatos de nuestro carácter y mejorar con base en ellos; cultivar el crecimiento constante, dejando de lado lo inútil. Nos lleva a moldear nuestra personalidad hacia el ideal que propendemos cada día, y convertirnos en aquel arbusto sano, fuerte y frondoso que brinde sombra a nuestros semejantes.

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.