Ir al contenido principal

Corazón Valiente: Todos Tenemos Uno


La valentía, esa que en ocasiones parece tan esquiva; es por excelencia una cualidad que nos acompaña a lo largo de nuestra vida. En medio de pérdidas y aciertos, duelos y alegrías.  
Cuando debemos afrontar el estacazo emocional de una perdida, sea familiar, financiera; laboral, política; de pareja o demás. El impacto inicial libera una serie de temores,  malestares e inquietudes, que desdibujan por completo el futuro que habíamos ideado o mejor “idealizado” porque solo Dios, tiene total potestad en nuestras vidas. Y nosotros simplemente, hacemos lo mejor que podemos, sin garantía alguna de lo que vendrá a futuro.
Sin embargo, cuando nos enfrentamos a una difícil encrucijada, que escapa de nuestro control, llegamos a sentirnos descolocados, invadidos por la incredulidad. En un estado de aturdimiento que se hace perenne; detenidos en el tiempo y sin capacidad para defendernos.
La vulnerabilidad que esto trae consigo, nos hace temerosos de enfrentar nuevos retos y empezamos a dilatar decisiones que a la larga tomaremos.
En esta incapacitante situación tendremos que recurrir a un salvavidas, que poseemos desde nuestro nacimiento: la valentía. El ser humano es valiente por naturaleza, de ahí, su gran éxito evolutivo; su capacidad de adaptarse, incluso a los mas difíciles entornos. Ante una situación que sabemos irreparable, no queda otro remedio que llenarnos de valor y abrir la puerta a todas las opciones de apoyo que consideremos viables, honestas y posibles.
En un principio tendremos que infundirnos de un esfuerzo que sentiremos agobiante. Pero la realidad frente a nosotros es que tendremos que, al igual que hemos hecho siempre, dar ese paso para seguir adelante. Aunque solo sea para vernos al espejo y corroborar que seguimos vivos. La valentía para afrontar la perdida de ese “algo” que valorábamos como parte de nuestra vida; exigirá desmontar viejos paradigmas, y saltar obstáculos que apenas si considerábamos, esto nos fortalecerán para encontrar la ruta del camino que consideramos extraviado.
La valentía es la conciencia de nuestros logros, de la habilidad que hemos desarrollado para superar tropiezos. Muchas veces la determinación es suficiente para vencer lo “imposible”, cuyo límite en ocasiones establecemos demasiado cerca.    
Vivir es la mayor de la fortunas, y como tal debe apreciarse, invertirse  y cuidarse con esmero; independiente del tiempo que tengamos. La tenacidad forjada de valentía, es el guardián de nuestros corazones; que nos permite en la noche más oscura, acertar una luz que siempre ilumina, saber que tras cada lágrima se esconde una sonrisa.   

Sé que tu corazón es valiente.

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.