Ir al contenido principal

La importancia de un verdadero líder político


No solo el provenir del linaje de consagrados dirigentes y admirables personajes o portar en las venas el abolengo de héroes, reviste de importancia el nombre un gobernante. Puesto que la propia condición de liderazgo no es endosable por si misma, sin duda en ello se requiere una predisposición innata, un querer y saber comunicar ideas. Una habilidad ingénita de construir desde la inteligencia emocional, desde la consideración del otro independiente de su condición; a partir de la expresión honesta de una búsqueda social. Pensamiento, información y acción para saber guiarse libre de emociones y sentimientos efervescentes, aquello que algunos llaman “diplomacia” de lo cual infaustamente adolecen muchos quienes han gobernado.
La importancia de ser un gobernante, radica en la capacidad para fijar metas, sin duda ni mella del esfuerzo que aquello requiera, incluso, cuando todo esfuerzo parece dilatarse, hacerse difuso e infructuoso. Oficiar el arte de la perseverancia y la congruencia acogiéndose siempre al plan diseñado, ese del cual Dios es siempre testigo.
Gobernar es definir acciones en terrenos lejanos de la crítica y el encono, elegir sin partidismos el personal idóneo para llevarlas a cabo; saber que incluso la importancia de honrar un apellido se resigna, ante la substancial tarea de dirigir los destinos de un pueblo. La importancia de dirigir una nación, radica en entender que ningún esfuerzo es suficiente, que de nada sirve señalar un horizonte inalcanzable y cada plan tiene ruedas propias sobre las cuales marcha hacia su resultado.
Ser líder de un país mortificado, transgredido y desangrado, empero, sin duda alguna maravilloso, es entender que las heridas pueden ser subsanadas y las debilidades mutar en fortalezas. Creer, sobretodo,  que es posible enseñar a las gentes caminos de esperanza, pero también de crudas realidades.
Ser gobernante no es exhibir una mascara de ilusoria gracia, sino dejar emerger un carisma que ni siquiera había aflorado antes. Es saber llamar la atención al interesarse por la problemática de otros y alejarse de la excelencia para hacerse cercano a la humildad. La importancia de ser dirigente, se instituye sobre el agravio de las críticas insidiosas sin jamás extraviar el rumbo; en la capacidad de tomar las riendas de profundos desaciertos, originados por gobiernos anteriores y, encauzar a un país hacia una posibilidad real de futuro. Ser gobernante es alejarse de un absurdo e inaplicable discurso caudillista, sobre la tesis de que, un verdadero líder guía a su nación con actos y no con palabras ponzoñosas que a ninguna parte conducen.
Por esta y por las razones que, habitualmente inscriben a los hombres en las páginas de la historia, ese gobernante, figurará  un día junto a los grandes nombres que edificaron una patria posible.
Hasta entonces, el camino señalado de tan excelso designio, será la continuidad de políticas acordes a la realidad social que le rodea, la prorroga providencial de un gobierno que quizá por primera vez en décadas, señale la ruta, de la mano de un verdadero líder político.

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.