Ir al contenido principal

Consumismo y sociedad


Desde hace algunas décadas el consumo masivo se ha hecho general en todas las sociedades, tanto que el ciudadano se identifica hoy dentro de la categoría de consumidor perenne; un eslabón más de la interminable cadena de gasto de una sociedad que evalúa la felicidad sobre la capacidad de compra. De algún modo las sociedades actuales asocian el consumir con el estatus y el éxito, pero tan pronto como el gasto calma la ansiedad, aparece una nueva necesidad de consumo. Una pavorosa analogía de: “soy lo que tengo”  empero, el consumo inevitablemente está asociado a las exigencias de la industria de colocar sus productos, y no desde la necesidad real del ciudadano. A la postre esto conlleva a la compra improductiva, la adicción de bienes, el sobreendeudamiento, para desencadenar, finalmente, en todo tipo de crisis emocionales una vez que todo se sale de control.
Sin duda, el acelerado desarrollo económico de las recientes sociedades, con todos sus beneficios tecnológicos, y mejoramiento de la calidad de vida, ha traído al mismo tiempo una serie de problemas emergentes. Entre ellos: el culto a la belleza, el deterioro del medioambiente, el incremento de la violencia. Una cultura superficial capaz de cualquier conducta con tal de suplir sus necesidades creadas y renovadas todo el tiempo, a través de los medios masivos de comunicación.
La adicción del consumismo ya ni siquiera resulta una conducta irreflexiva, por el contrario se promueve como un comportamiento sano y natural. El control al impulso de gasto no alcanza a ser refrenado, y la línea que separa la sensatez del consumo irracional desaparece entre avisos de promociones. La sensación posterior suele venir acompañada de sentimientos de culpa, vergüenza, agresión, crisis financieras.  Esto, claramente similar a los de cualquier clase de adicción.
La mayoría de las personas, tiene hoy, problemas no afrontados de descontrol del gasto, incluso un pequeño porcentaje puede ser catalogo como conducta patológica.  Una cantidad significativa de este grupo poblacional con los jóvenes, impulsados por la insatisfacción personal, la sensación de tedio y la ausencia de otro tipo de estímulos no consumistas.
Para afrontar esta problemática es necesario tomar conciencia de nuestras conductas, y buscar que por iniciativa propia la comunidad se autoprevenga y sensibilice respecto de este flagelo; encontrando otro tipo de espacios distintos a los de las constantes campañas de consumo.  De igual modo aprender a controlar la frustración respecto de aquello que no se tiene. Por supuesto, las empresas también deben poner de su parte, estableciendo medidas de regulación que permitan un consumo adecuado y saludable.

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.