Ir al contenido principal

Sé la oveja verde, roja o azul o simplemente deja de ser una oveja

Cada quien tiene su propia versión del mundo y la vida, como resultado de sus experiencias. Cuando se entrelaza esas versiones empezamos a crear una nueva realidad con nuestra pareja, hijos, padres, hermanos, familiares y amigos. Una perspectiva interesante en tal convergencia.
Si bien, hemos crecido en un mundo estandarizado, de clones, esclavos, simples números en líneas de producción para mantener el sistema. Educados con fines específicos, sin motivación. Con verdades que nos han mostrado como simples estratagemas. En cada uno está la capacidad de reconocerse, salir de la masa y ser libre. Abandonar el redil convertido en una oveja verde, roja o azul, o definitivamente dejar de serlo. Para lograrlo, es necesario llevar la contraria, tener la valentía y el compromiso de ser diferente, o ser tú mismo, único y genial. Descubrir nuevos caminos, estar en movimiento.
Si quienes lideran el mundo, si incluso nosotros mismo fuésemos honestos, intentaríamos siempre que la verdad saliera a flote en cada debate, sin ocuparnos de adaptarla a lo que previamente creímos. Por eso uno de los primeros factores a derrotar es la vanidad, el ego, la tozudez; dejar de tomarse todo tan en serio y aprender a encontrar el contraargumento a las banalidades que agobian. La vida no es conjunto de reglas estrictas, ni los paradigmas de la sociedad son insalvables, tampoco estamos obligados a cumplir cuadriculadas normas, ni estandarizar nuestra existencia. Debemos hacer una pausa para reírnos de nosotros mismos, de los supuestos errores, que no son otra cosa que aprendizaje; hacer una pausa para reconocernos valiosos tal y como somos, con virtudes y mucho por conocer. La vida es solo el enfoque que le damos. No vinimos al mundo a satisfacer una sociedad, ganar respeto y admiración; vinimos a compartir, ser felices, enseñar y aprender. A liberarnos de paradigmas y sinsentidos, tomar el control, decidir, no delegar nuestra existencia por miedo. La felicidad no se debe tercerizar. No te deprimas por el resultado, alégrate por haberlo intentado. Vive, goza disfruta, aprovecha las maravillas de este mundo. Enfadarte o ser feliz es tu elección. ¿Acaso no es mejor cambiar el disgusto, la aversión, el rencor, la tensión por amor y camaradería?
Toda persona puede elegir qué hacer y cómo vivir. Fomentar valores como el perdón, la reconciliación y la tolerancia, enfocándose en trascender los conflictos de manera responsable, con sus desafíos y exigencias. Cabe preguntarse si…¿el odio aporta algo? ¿el resentimiento hace mejores personas?¿la amargura provee compañía? ¿el recelo genera seguridad? Sabes que no. Por eso separa la basura y quédate con lo bueno.
Sé la buena influencia de tu entorno: el de la gran sonrisa, el ecologista, el vegetariano, el honesto, el feliz, el lector, el expresivo, el descomplicado, el amable; pero sobretodo se diferente, o se tú mismo: una oveja escapando del redil.

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.