Ir al contenido principal

La curiosidad: buscando experiencias, creciendo cada día

La motivación es el proceso mediante el cual nos encaminamos hacia una determinada actividad, que propende la satisfacción como recompensa procedente de realizar dicho acto; es decir, el hecho en sí mismo, más allá del resultado. Es esta motivación, lo que nos impulsa en muchas ocasiones en dirección de determinadas tareas o actividades, incluso, cuando no existe una evidente compensación en ellas; como podría ser el dinero o el reconocimiento.
Simplemente, nos avocamos a ellas ondeando la bandera de la curiosidad, la creatividad o el reto personal.
Los seres humanos solemos dirigir la atención hacia aquello que sobresale y llama nuestra atención, ya sea por su belleza, particularidad o extrañeza. En nuestro cerebro esto genera un estimulo, que de inmediato es asociado con experiencias previas; en procura de encajar la nueva información del objeto o situación presentada. Sin embargo, existen eventos que escapan por completo a nuestra racionalidad: ver aterrizar una nave espacial, o toparse con un animal completamente desconocido, genera en un inicio un conflicto de asimilación provisto de una alta carga de incertidumbre y curiosidad.
En algunos casos intentaremos asimilar este contexto desde la modificación de nuestras creencias y conceptos, para facilitar la aceptación de la información recibida.  Muy probablemente el estimulo que nos lleve en esa dirección sea la apertura consiente o no hacia la novedad que emerge ante nuestros ojos y, por supuesto, la curiosidad, como una necesidad innata de adquirir conocimiento y vivir nuevas experiencias. La curiosidad está inscrita en los genes humanos, es algo que busca y procura a lo largo de su existencia en el afán de aprender y crecer, de lo contrario, la vida se tornaría monótona y aburrida, llegando en algunos casos al hastío y la ansiedad.  
La curiosidad está presente en múltiples situaciones de nuestra vida cotidiana, desde la forma en que divagamos entre canales de televisión, internet y smartphones,  hasta la manera en que nos sumergimos en las líneas de un libro o en una amena conversación con otros. Somos como maquinas curiosas, ávidas de aprenderlo todo.
Es nuestra naturaleza ser curiosos, pero algunos lo son en mayor medida que otros y, no todas las personas están dispuestas a experimentar aquellas novedades que les generan curiosidad.
¿Cuántas veces al mirar por la ventana hemos visto aves de bello plumaje revolotear entre arboles, y este simple acto ha llamado fuertemente nuestra atención? O ¿En los días de tormenta nos hemos visto tentados a salir y retar las fuerzas de la naturaleza?
El conocimiento de dichas fuerzas fomenta nuestra curiosidad y en algunos casos es el impulso, para ampliar el conocimiento respecto de ellas. Es de esa forma como nos relacionamos con el entorno, con las personas, con los fenómenos naturales que nos rodean. Así aprendemos la forma en que todo se entreteje y nosotros mismos formamos parte de ello.
La curiosidad y la búsqueda de nuevas experiencias se correlacionan. Cuanto mayor sea tu disposición de buscar nuevas aventuras, más probabilidades tendrás de seguir encontrando aquello que suscite tu curiosidad y de ese modo seguir enriqueciendo tu vida. Entonces te darás cuenta de la maravilla que vive y palpita a tu alrededor; cada cosa por pequeña que parezca te generará emoción y expectativa y lo que en principio parecía no estar ahí, de pronto empezará a emerger ante tus ojos. ¡Date la oportunidad de curiosear en el mundo que se extiende frente a ti!

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.