Ir al contenido principal

Los Animales También Sienten

Bastaría ver la reacción de tu mascota cada vez que llegas a casa, o encontrar en un video a un pequeño perro intentando salvar a otro, en medio del tráfico vehicular de una autopista. Seria suficiente dedicar cinco minutos de nuestro tiempo a compartir con cualquier animal, para concluir lo que los científicos ya han comprobado, y esto es, que los animales poseen una conciencia que les permite percibir su entorno.
Quienes hemos tenido la oportunidad de convivir con un animal doméstico, ya deberíamos saberlo. Sin embargo, tristemente, muchos siguen dudando de la conciencia animal.
Son muchos los científicos calificados, que han llegado a la conclusión de que el ser humano no es el único ser consciente, y que mamíferos y aves, principalmente, también poseen una conciencia. Las pruebas que llevaron a esta conclusión, no son sorprendentes; sino que propenden suscitar el respeto hacia todas las especies del planeta.
Miles de estudios con animales de múltiples géneros, comprueban que la fauna posee una conciencia, que les permite percibir el sufrimiento propio y ajeno; discernir lo bueno, lo malo. Sentir amor, alegrarse y hacer amigos; entre otros rasgos, que antes solo se atribuían a la especie humana.
Lo realmente importante es concientizarnos del respecto que debemos dar a todas las especies vivas. Quizá los animales no sean tan cerebralmente desarrollados, ni sus experiencias mentales y psicológicas, tan complejas como las nuestras. Sin embargo, poseen un instinto racional, una noción que les permite sentir empatía y respeto por su propia vida y la de otros.  
Basta ingresar a youtube y dar clic en el video del chimpancé pidiendo ser  rescatado de un zoológico, utilizando un lenguaje de señas. El perro rescatando a su amigo en medio de transitada una avenida; el elefante que aprendió algunas palabras en mandarín. El orangután frustrado que escapa del cautiverio; los gorilas que pintaban obras de arte. El león Christian, Boris el toro que lloraba, luego de ver las torturas en una fabrica de producción; o el ave que regresaba cada año para buscar a su pareja,  luego de atravesar cientos de kilómetros. Y así,  tantas historias más como estas.
Puedes estar seguro. No sólo los seres humanos tienen conciencia; ésta pertenece en diferentes grados a todos los animales que cuentan con un sistema nervioso. En ese orden de ideas los animales, sienten; tienen conocimiento de sí mismos.  Se reconocen como ser; experimentan el sufrimiento y sienten dolor.  No se trata de creer o no, sino de reconocer estas evidencias con soporte científico. Razonar y aplicar la moralidad en nuestra conducta, el respeto hacia seres que merecen vivir tanto como nosotros mismos. Los animales, al igual que las personas, tienen preferencias, deseos y necesidades.
Independientemente de la complejidad con la cual percibamos el mundo, tanto humanos como animales, tienen un interés fundamental de vivir, y evitar ser dañados.
En el sentir y la conciencia no existen escalas. Así como un bebé siente, un adulto siente; también un animal siente. Y el hecho de que haya diferencias sensitivas no implica en ningún caso que la vida de unos, valga más o menos que la de otros.  
Es momento de entender que no somos los únicos seres con conciencia, que existen muchos más como nosotros, a nuestro alrededor y seguramente en otros rincones del universo.

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

La pasión por el conocimiento y el aprendizaje continúo

Adquirir nuevas destrezas y ampliar nuestros conocimientos, debe ser una  tendencia continua, valorada y motivada todo el tiempo. Aprender es hacerse fuerte, favorecerse a si mismo, ampliar los horizontes, y tomar la llave de las oportunidades. Por tanto, debemos automotivarnos en el conocimiento y al mismo tiempo motivar a otros. Cuando una persona tiene contacto con nuevos procesos, aplicaciones, materias y formas de hacer las cosas; su interés por aprender se fortalece, es un ejercicio que se torna en el más saludable de los hábitos. Sentir pasión por el conocimiento es una virtud que nos hace crecer como personas; tornándonos motivados, persistentes, desafiantes y positivos. Nos conduce a entender el aprendizaje como una útil herramienta para la resolución de conflictos. Sin duda, los beneficios se hacen evidentes cada vez que aprendemos algo nuevo, ya sea social, laboral o académicamente. El mundo es una amalgama de experiencias y para tomar el camino de estas, es conveniente habers…