Ir al contenido principal

Alcanzar la independencia afectiva

Toda persona, sin excepción, debe desde temprana edad, aprender el arte de manejar el dinero. Bien sea, obtenido por medio de algún empleo, mesada o ingresos eventuales por cualquier tipo de actividad. No es extraño encontrar, hoy día, a jóvenes de dieciséis o diecisiete años, obteniendo algún tipo de ingreso por sus actividades en el tiempo libre, incluso, la experiencia nos enseña que se puede ser un gran empresario antes de haber cumplido la mayoría de edad. Nadie, puede vivir una vida completamente digna, ni satisfactoria, cuando depende absolutamente de otro, ya sea económica, social o emocionalmente. La dependencia genera temor, apego, y destroza la autoestima. Por eso cada persona debe luchar por su independencia en todos los campos de la vida.
De igual forma, la madurez es fundamental en cualquier tipo de relación que entablemos: familiar, social y laboral. Es normal que dicha madurez, se vaya modelando a lo largo del tiempo, por medio del aprendizaje y seguramente, de algunos tropezones. La madurez psicoafectiva es fundamental en cualquier tipo de relación que se establezca, y su base es la resolución de nuestros propios conflictos. En cuanto a la relación de pareja, es necesario desarrollar algunos hábitos que permiten su normal fluidez. Entre ellos la confianza, el preservar, mantener y valoras los espacios individuales de cada uno; resolver los conflictos con ánimo  conciliador y positivo, ser sinceros. Alcanzar un profundo nivel de conocimiento de si mismo, y dejar de lado prejuicios, creencias y paradigmas.
Construir relaciones, lejos de un acantilado o a la orilla del mar, es necesario para vivir con tranquilidad. No debemos involucrarnos en relaciones traumáticos e inversiones emocionales de alto riesgo, tan solo para probar, algo que a la postre puede traer consigo un resultado traumático. Tanto en la vida, como en la relaciones, es necesario mantener activo un sistema contra desastres; seguramente no vamos a reducir las posibilidades de una desilusión afectiva, pero si estaremos atentos y preparados a afrontarla de mejor manera. Ciertos riesgos simplemente, son inevitables, sobre todo tratándose de relaciones humanas, pero depende de cada uno, priorizar su vida y sus proyectos. Es importante aprender a transferir el riesgo. Esto se logra invirtiendo  tiempo y energía, en aspectos distintos a la pareja, la relación familiar o aquello que esté demandando mas tiempo y apego.
Blindarnos contra una desilusión afectiva, no significa que dejemos de disfrutar a quienes queremos y entregamos nuestro tiempo. Por el contrario, se trata de disfrutar la relación con la tranquilidad de saber, que aun cuando pueda verse afectada por una contingencia, podremos seguir adelante, sin mayores lamentos. Siempre enfocados en nuestro propio futuro.

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.