Ir al contenido principal

Personalidad y Madurez

La vida se fundamenta en la base de los valores, los mismos por los cuales una persona se guía y orienta sus actos.  Exitoso o no tanto, cada individuo tiene un propósito definido y especial para él; un algo por lo que vive y se levanta cada mañana. Puede tratarse de un objetivo único o una serie de propósitos, pero cuando no se tienen metas la vida se torna intolerable.
El proceso de conformación de los objetivos se va desarrollando y moldeando a lo largo de los años; en la infancia son casi imperceptibles, en la adolescencia inician a esbozarse y en la madurez temprana se definen. No obstante, durante toda la vida pueden variar o reafirmarse algunos de ellos. En las personalidades provistas de madurez la dirección elegida es mucho más definida y perceptible, dotada de un sentido existencial o proyecto de vida; que permite llevar a cabo emprendimientos laborales, familiares, sociales, y empresariales.
La personalidad provista de madurez se distingue por el equilibrio consiente entre los diversos componentes de la personalidad; una adecuada capacidad de raciocinio y generalmente comportamientos distintivos como: autonomía; liberación de prejuicios, autocompasión, y autojustificación; claridad en los objetivos, conciencia del propio potencial, entre otros.
En una personalidad provista de madurez, el individuo puede compararse objetivamente con su entorno y sus semejantes, sin envidias o egoísmos; con humor y actitud positiva. Desarrollar una identidad critica, capacidad de análisis; estrategia de socialización, y educación formal o informal.
En el desarrollo de la personalidad y la madurez, está implícita la edad, puesto que con la experiencia se gana conocimiento; capacidad de observación, empatía, toma de decisiones, y aplicación por imitación. De igual modo se aprende a asimilar de forma consiente las frustraciones,  sin adjudicar nuestros desaciertos a factores externos; entendiendo que estos parten del desconocimiento propio, la impericia, ambición exagerada o falta de ella; ligereza en las decisiones, intolerancia y temores.
No existe una fórmula para la personalidad provista de madurez, empero, algunos rasgos de comportamiento podrían considerarse característicos de ella:
Capacidad para reconocer las cualidades, valores, principios, actuar propio; con la misma objetividad que las debilidades, carencias y miedos.
Búsqueda de objetivos alcanzables, capacidad de adaptación, conciencia de las limitaciones y búsqueda de complementos para lograr objetivos.
Adecuado control de las emociones, integración efectiva entre impulsos y necesidades, con los diferentes estados anímicos, emocionales y afectivos y una reacción moderada y estable ante los diversos factores externos. Esto es conducirse la mayor parte del tiempo por las órdenes del cerebro evolucionado, y no dejarse llevar por impulsos primitivos.
No depender de otros para el cumplimiento de metas sociales, ser capaz de tomar decisiones autónomas, actuando conforme a nuestros propios criterios y valores; siendo consecuentes con nuestro pensamiento, sin transgredir las normas y leyes, a las cuales el individuo está socialmente supeditado.
Capacidad para evaluar desde una óptica realista aspectos positivos y negativos de la personalidad; desde la perspectiva de lo que está bien o mal. Con el propósito de mejorar y superarse permanentemente.
Ser consecuente con los objetivos, tener fuerza de voluntad; encauzar de manera adecuada el impulso anímico, en la búsqueda de objetivos. Asumir riesgos, aceptar responsabilidades; entender que toda acción trae consigo una reacción, y asumir el éxito o el fracaso con ánimo de crecimiento permanente.
Ser perseverante, enfocar un camino y avanzar sobre este; culminar lo que se inicia, evitar la dispersión en los proyectos, sin fabricar un mundo de fantasía inalcanzable. Corregir y hacer ajustes dentro del proceso de logro de objetivos, de llegar a ser necesario.
Adaptarse e integrase adecuadamente en sociedad, aceptar las normas de conducta, derechos y deberes propios y de los demás; pensar en el beneficio colectivo, trabajar en equipo, relacionarse con otros, y construir relaciones sobre la base de la amistad.
Ser creativo y autentico, desarrollar la individualidad dentro de la convivencia; aportar ideas innovadoras, ser ambicioso en el logro de metas. Saber que se puede dar siempre más, y mantenerse en la búsqueda de mejorar constantemente.

¿Piensas que estás en el camino de la personalidad provista de madurez?

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.