Ir al contenido principal

La Fuerza de Voluntad

Cumplir o no un determinado objetivo, parte de la capacidad innata de cada individuo para elegir entre sus opciones y depende en gran medida del deseo, y la decisión de llevarlo a cabo.
A diferencia de los actos instintivos o de reflejo, como: comer, descansar, dormir, y demás; los cuales parten de procesos naturales indeliberados. En las acciones que parten de la voluntad, están implícitos procesos cerebrales conscientes, sometidos al juicio de la  razón, entre ellos encontramos:
La motivación,  que es el estimulo para actuar, la inquietud de impulsarse de un punto a un punto b, con el fin de alcanzar una meta.
El razonamiento, que incluye datos del entorno, nivel de necesidad; factores favorables o de contraposición, que impulsan el actuar o no.
La decisión, que aparece toda vez que se han evaluado pros y contras de una situación, es el punto de arrojo; cuando decidimos que lo haremos.
El actuar, en esta etapa de la fuerza de voluntad, es cuando sobreviene la conclusión del objetivo, y la posterior obtención de frustración o satisfacción, según el resultado.
La fuerza de voluntad está afectada por rasgos propios de la personalidad, que aparecen en menor o mayor medida a lo largo de la vida, como son: el tesón, la persistencia, la pasión, la seguridad. Son estos, factores determinantes de la fuerza de voluntad.
Los individuos con una fuerza de voluntad férrea, difícilmente se doblegan hasta lograr sus objetivos; por el contrario quienes no han conseguido robustecerla, se ven frenados constantemente por sentimientos de confusión, frustración, dispersión de las ideas, y falta de objetividad. Sin embargo, sea frágil o dinámica, la fuerza de voluntad, marca el sentido de existencia de cada individuo, sus objetivos y calidad de vida.
Las personas con una fuerza de voluntad férrea, se dejan guiar por sus propias metas, no dependen del entusiasmo de otros para lograrlas; porque sus objetivos están bien definidos. La inseguridad, y la baja autoestima no forman parte de su lenguaje cerebral, ni se aferran a quimeras inalcanzables.  Incluso, las deficiencias físicas, pasan a segundo plano, para una persona con una firme voluntad; juzgándose como alguien capaz de prevalecer por sobre cualquier obstáculo.
La fuerza de voluntad junto al carácter dado desde el nacimiento, conforman los rasgos más relevantes de la personalidad; la adaptación a los cambios, el control de las emociones y la toma de decisiones.
La fuerza de voluntad es el escudo protector de los deseos; evita que estos sean impulsivos, irracionales. Tornándolos cercanos a una humanidad socialmente avanzada, dando tiempos lógicos y pautas necesarias en la consecución de las metas.

Es la fuerza de voluntad lo que nos hace: humanos.   

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.