Ir al contenido principal

Sobre la sabiduria

Es mejor saber poco y aprender mucho, que pensar que sabemos todo. Escuchar siempre y estar atento para encontrar en las reflexiones de otros una fuente confiable, cuando menos segura o bien intencionada. Los sabios no son solo eremitas de blancas barbas que habitan las montañas. Muchas veces he acertado sabiduría en las gentes más comunes y sencillas, como también en libros de caratulas modestas. No obstante, es la disposición de creencias y valores lo que permite ser receptivo a tal sabiduría cotidiana; así como el mejor mentor es, en ocasiones, una mirada o un gesto.

El saber siempre se agita como hojas en las ramas de los árboles. En algún momento sentiremos que hemos errado por desconocimiento, pero tropezar con la misma piedra más de tres veces, es una necedad sin provecho; como lo es inquirir con saña la conducta de los otros. Solo basta abrir el corazón a un universo sabio, para entender que el camino del conocimiento es ajeno a la prepotencia, muy distante del ego. Que entregar a otros lo poco que se sabe es alimento que nutre el alma, del mismo modo que lo hace el escuchar serenamente. Dudar siempre como niños preguntando todo, nos permite comprender que no basta el saber, sino el querer saberlo. Pues por simple que parezca, solo conocemos  que el agua moja la primera vez que la hemos tocado. Así como nuestra sabiduría es una pequeña gota en el basto océano del conocimiento y, lo que ignoramos, es el estímulo adecuado para estar en movimiento. Sin embargo, el necio afirma su virtud con cada paso, se pavonea y jacta de erudito, entretanto, el hombre sabio busca entre miradas y paginas ataviadas de tinta, la virtud de un conocimiento que sabe se extiende más allá del horizonte. Ha encontrado la antorcha que ilumina su camino.

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.