Ir al contenido principal

La dignidad del perdón

La dignidad que otorga el perdón es proporcional a la grandeza del carácter. Dejar atrás las hieles amargas del rencor, si bien, resulta a veces difícil, liberta de un gran e innecesario peso. Se enaltece en verdad quien en su naturaleza concibe el don del perdón, de perdonarse a sí mismo y perdonar a otros. Restar relevancia a las conductas hirientes y necedades, sin tomárselas tan en serio, con una buena dosis de humor, es el ejercicio más sano. Y es que en algún momento, todos necesitamos ver perdonados nuestros yerros. Que los agravios se escriban con polvo de tiza, y las buenas conductas se inscriban en mármol.
El rencor solo aviva las heridas, las condimenta con sal y limón que lastima cada vez que se recuerda el dolor del desaire. Pero a veces esos desaires son nimiedades, que con el tiempo mutan en pesadas cargas, difíciles de lastrar. En el fondo, somos siempre nosotros reaccionando en la premisa de nuestras propias creencias, incluso, acertando ofensas donde no existen. Siendo soberbios, dejando de lado lo que realmente importa. Olvidando que las puertas que cerramos por orgullo, quizá un día por el motivo más impensado las necesitemos abiertas.
Debemos hacer una pausa y reflexionar si las culpas que achacamos a los demás, acaso no habitan en nosotros mismos, y el enojo que cargamos es solo la lucha interior por querer ser diferentes. Nunca sabremos si el sendero de ese cambio sea el puente que ahora rompemos con desdén. Es cierto, perdonar no alterará el pasado, pero podría sin duda definir el futuro, un futuro de plenitud y felicidad.
La rabia solo alimenta rencor, frustración, tristeza, dejando latente siempre una sensación de incertidumbre, de vacío. Máxime cuando aquellos que sientes te han lastimado, son personas cercanas a ti.
No vale la pena ser inflexible, establecer un rumbo estricto; sentirse capaz de batirse contra vientos y tempestades. Eso se llama soberbia.
Ser incapaz de perdonar, extender la mano, establecer el dialogo, es rendirse a lo imprevisible; dejar que el tiempo solucione lo que cada uno por iniciativa propia debe sanar. Es una necedad y un acto de inmadurez.
En lugar de evocar el dolor, la tristeza, la frustración; debemos vibrar en la armonía, lo positivo, el amor.
Tú decides si girar en la ruleta del pasado sin saber dónde caerá la bola, ni que sorpresas te depare, o empezar a perdonar y perdonarte. Abrazar la vida, desterrar lo doloroso y agradecer tantas cosas buenas que ocurren cada día.

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.