Ir al contenido principal

Si un día te pierdo

Si un día te pierdo, solo ambiciono que la vida te cubra de amor y caricias. De tantas alegrías que mereces. Y te extasíes de ese algo admirable que eres tu misma. Entretanto, yo te sueño. Como el simple bohemio que he sido, a quien el miedo de perder tu cariño, le hace perder tu sonrisa. Una disculpa vaga y tardía, no compense lo que mi corazón late cada día en tu recuerdo. Las tardes a tu lado, en la cama, con la honestidad diáfana de un sentimiento de vida; mas la vida es esto y quizá, esa su locura, sea cotidiano arrepentimiento. Sin embargo, tu felicidad y laureles colmen con creces mi desencanto. Mi verso, mi bonita princesa. 
Eres encantador soneto, maravilla que tus suaves labios revalidan, ojos almíbar, canción de Agosto. Refinado rostro que atavías con el suave vaivén de tus pasos, pasión y poesía.
Es así, como me invitas cada noche a viajar hacia el mundo del ensueño, a rencontrarme contigo, a tenerte en mis brazos; en parajes imaginarios, en barcos que nunca zarpan, en el elixir de mis sueños que te abrazan. Y estoy fuera, esa brevedad, que la realidad quiebra con la certeza de no verte, ni poder decir, si valga, en otro mundo, una esperanza a esta espera inútil, que no se place con cartas, ni llantos. 
Mas soberana de delicadas facciones, elijo pensar en ti como luz que cobija en la noche mi agobio, me toma en sus brazos, acaricia mi frente; aguarda mi beso hasta la mañana siguiente y luego, tras otra noche, yo te aguardo de nuevo. Solo para sentirme apenado y feliz al mismo tiempo, sorprendido, y desconcertado, mientras te busco en otros cosmos, y divago en la extraña enfermedad que, llaman apego, cuya medicina es lejanía, cuyo cansancio cobija. 
Así, en mis propias frases mantendré tu nombre, en un silencio subrepticio que avivara la locura de un elixir perdido, ese de tu cuerpo. Secreto de cada día, permanecerás oculta en el antojo que ignora mi íntima agonía, que me acerca a ti cuando más lejana te encuentras. 
Y como cada noche te tomaré en mis brazos, entre caricias y besos, tan solo por profesar que existe un mundo distante donde el cariño desgarrado revive entre plácemes, que solo los amantes que añoran por siempre, logran acertar.
Si un día te pierdo, te llevaré así, en cada pálpito de mi corazón dolido, y te honraré en el santo nombre del cariño, volcando mi sentimiento en manía, manía de recordarte siempre.
Luego, presto y de pie, sigo, en esta lucha inútil de vivir contigo sin tenerte, y hablar sin besarte. Mi disculpa nada vale, lo sé, la he repetido mil veces frente a tu celestial rostro que, solo en el paraíso de mis quimeras emerge.

Mi verso, solo espero que un día lo entiendas.

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.