Ir al contenido principal

Aprendiendo a ser integro y honesto cada día

Las mentiras no son más que pequeñas excusas, para evadir la responsabilidad familiar, social y laboral que tiene cada a uno; dejando de lado el respeto a si mismo y a los demás. Evadiendo el placer de ser directo, honesto, y así mantener un adecuado equilibrio emocional.
¿Cuántas veces te has obligado a inventar una excusa en lugar de dar las verdaderas razones para no asistir a un evento o participar de alguna actividad?
Infortunadamente la sociedad actual ha edificado un pilar de mentiras, llevadas al extremo, y en algunos casos disfrazadas como piadosas necesidades que, por supuesto, el otro nunca ha pedido.
El remedio no es otro que vivir en correspondencia con tus convicciones sociales, morales y espirituales; dar tu opinión cuando se requiera de la manera más honesta que puedas. Hacer una introspección en la que evalúes tus prioridades y cómo la manera de actuar, hoy, las está afectando.
Presta atención si estás omitiendo información relevante a otra persona cuando le comuniques un hecho o te pidan tu opinión.
De este modo conseguirás guiar tu vida de una forma auténtica y no sobre la pantomima que los demás esperan que representes.
Es una falsa creencia pensar que disfrazar en ocasiones la verdad, genere  algún tipo de refuerzo social o cercanía con otros. Tan solo imagina como te sentirías si supieras que fuiste engañado por alguien en quien confías, aun cuando esa mentira fuera “piadosa”.
Por el contrario sé siempre genuino, conforme a tu manera de sentir el mundo; honesto en tus expresiones hacia los demás, sin falsas pretensiones ni simuladas noblezas. Asumiendo siempre la responsabilidad de tus emociones y sentimientos.
Se ecuánime, honrado, sin la dualidad de quien acomoda sus verdades para vivir en un mundo de sonrisas fingidas.
Aprende a conocerte y ser quien eres desde lo profundo de tus sentimientos, sin contaminarte de los residuos de aquello que nunca dijiste; deja fluir tus emociones y haz un acuerdo entre tus pensamientos, tu corazón y tus labios, permitiendo que la verdad sea la misma para todos ellos.
Vive tu vida sobre esta premisa de autenticidad, manteniendo los pies en el suelo, sin pretender ser quien no eres; siendo sincero en tu forma de expresarte y actuar. Esto sin duda, te ayudará a encontrar tu camino, a ver tu verdadero rostro, a crecer cada día.  
No temas por aquellos que se alejaran de tu lado, seguramente, no eran tan estimables para ti como pensabas, ya irás encontrando a otros que recorran el camino contigo y conozcan la razón de cada uno de tus pasos.
Date la oportunidad de liberarte de la inútil carga de la mentira, sin miedo al que dirán. Siendo sincero contigo mismo, respetando tus pensamientos, mostrándote igual en público y en privado; aceptando tus sensaciones y conductas, siendo de nuevo el dueño de tus actos y aprendiendo que siendo tú, obtienes grandes beneficios y afectos sinceros.
Ofrecer una imagen de coherencia, de fidelidad a si mismo, te hace confiable a los ojos de otros; te muestra como alguien que sabe lo que quiere y el camino que debe tomar para alcanzarlo.
Aprende el arte de activar la fuerza que habita en tu interior, y no te dejes regir por los factores externos, al igual que una veleta tirada por el viento. Toma distancia de la sociedad de mascaras y ficciones en la que te has movido, y empieza a defender tus propios postulados.
No tomes los paradigmas que te han sido dados, para luego convertirlos en verdades de vida; renuncia a la pasividad y cuando sea necesario siéntete inconforme y busca nuevas salidas.
La verdad funciona, al final siempre funciona. Te dota de un código de ética que te permite ser abierto y expresivo respecto de lo que sientes, te ayuda a establecer un entorno de armonía y no de forzosos códigos sintácticos.  
Es fácil decir la verdad cuando aprendes a regirte por ella, a crear parámetros  de conducta afines a lo que sientes, a no negociar a tu integridad. Esto a la postre se traduce en la avenencia de un mayor gusto y disfrute de ti mismo; una mayor satisfacción con lo que eres.
La honestidad es una característica tan estimada, porque precisamente, resulta espinoso encontrarla hoy día, empero, no existe motivo para que no disfrutes de ella; liberándote de los incomodos sentimientos del miedo, la culpa o la bajeza.
Ser integro es permitirte ser mejor y rodearte de mejores personas, es crear un mundo en el que otros se sientan seguros al saber, quien exactamente está en frente suyo.

Al final, el aviso de llegada a la meta será el más satisfactorio de los resultados, porque eres tú quien habrá ganado.

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.