Ir al contenido principal

Una buena dosis de vitalidad y pasión

Hacer un esfuerzo voluntario, para implicarte en tu vida más allá del simple hecho de sobrevivir; del interés por subsistir con lo que el ambiente provee. Comprometerse a vivir con energía y espíritu, enriqueciendo tu existencia y la de los demás, hasta alcanzar esa dosis de bienestar que siempre has procurado. La que te hace sentir pleno y feliz, aquello que te permite vibrar en armonía; proporcionando algo positivo a otros, tan solo con cruzar unas palabras. Esto es ser vital, es vivir con pasión cada momento. Teniendo una salud física y mental, que hace funcionar a nuestro cuerpo libre de congoja, cansancio o ansiedad;  es la experiencia de la resolución, del actuar y activar cada musculo y neurona del cuerpo. Estar vivo efectiva, realmente; integrado al mundo sin el agobio de los conflictos, el estrés y las tensiones.
Vivir con vitalidad y pasión es llenar de aire los pulmones, rozar el espíritu, mantenerse alerta, enérgico, fortalecido y dinámico. Ser saludable tanto mental como físicamente, experimentando el verdadero sentido y propósito de nuestro paso por el mundo. Una buena dosis de vitalidad y pasión, nos conduce a un estado emocional positivo, en dirección por el camino de la felicidad; el entusiasmo, la acción y la determinación.
La vitalidad y la pasión son afines al mejor desempeño humano: a la empatía, la proactividad, la autonomía, el arrojo, y la capacidad de relacionarse con los demás y con el entorno. Es un estado de animo que debe primar por encima de cualquier otro, sea cual sea el contexto en que nos encontremos; es la chispa adecuada, la verdadera prueba de que estamos vivos. La naturaleza misma en continua acción, la actividad y la exploración de un mundo maravilloso.
Dar todo de si mismo, con la convicción de estar dentro de una apasionante aventura llamada vida, que nos permite reír, amar, correr, saltar, crear, abrazar e incluso llorar de felicidad. Conectarnos con la maravillosa creación de la cual hacemos parte, seguir adelante contra viento y marea, vivir en el arte de la automotivación y la determinación.
Ir tras nuestras metas y sueños, con una sonrisa dibujada en los labios; ser el genio detrás de mi existencia, el arquitecto de mi realidad, el empresario que dirige mi destino. Entregarnos por completo al sentimiento de estar vivos, descubrir aquellas cosas que nos seducen; darnos la oportunidad de disfrutarlas, de descubrir la pasión de llevar nuestros pasos por distintos senderos.
Vivir con vitalidad y pasión es entender el mundo que nos rodea, comprender la fortuna que tenemos al estar aquí; sentir la sensación que siente el pintor, el escritor, el arquitecto, el orador, el cirujano, el  cineasta cuando ve emerger su obra, el fruto de una labor hecha con el corazón y el alma.

Es actuar. Acertar entusiasmo en un basto mundo de oportunidades, en el ramillete de incontables opciones que la realidad ofrece para ti: viajes, deportes, cocina, literatura, cine, emprendimiento, artesanía, dirección, teatro, comercio, medicina, cultura, y tantas otras oportunidades que podrías tener hoy, si aplicas a tu vida una buena dosis de vitalidad y pasión. 

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.