Ir al contenido principal

Es momento de buscar la valentía en tu corazón, para que tus pasos sigan el camino que has elegido

En algunos momentos de la vida podrás sentirte coaccionado o intimidado, pero una vez que has comprendido la inutilidad del miedo, verás las dificultades y el dolor del matiz que tú quieras verlos.
Ser valiente al defender una postura que se entiende correcta,  aun cuando exista una oposición generalizada de parte de los demás; actuar según tus convicciones aunque esto devengue  en la critica.
Existe una gran fuerza que vibra dentro de ti, que te hace ser más fuerte física, espiritual y psicológicamente: es la valentía.
Vivir superando cada día nuevos retos, venciendo viejos temores sin ocuparse del ¿que dirán?
Una persona valiente hace lo que juzga correcto sin lastimar a otros, ni ocuparse de los prejuicios y paradigmas de estos; no importa si ser consecuente trae consigo consecuencias inesperadas, empero, quien actúa de esta manera vive en el equilibrio de rodearse de personas idóneas y construir un mundo sano a su alrededor. Alguien que se viste de valor cada mañana, logra superar sus ansiedades, sin hundirse ante cada tropiezo.
Ser valiente es tomar las riendas de tu vida, ser decidido, ayudar a otros a pesar de los riesgos y consecuencias; no amilanarse ante los obstáculos y afrontar con entusiasmo cada nuevo desafío. Es mirar a los ojos a la adversidad y seguir siempre con la frente en alto, en busca de los más elevados propósitos; resistir la presión de la sociedad, defender las causas nobles, opinar y decidir dentro del ámbito familiar, social y laboral. Tener valor es cuestionarse, atreverse a ver el mundo con los ojos de la verdad, construir nuestro propio futuro.
Una persona valiente es capaz de salvar cualquier obstáculo que encuentre en su camino, dotado siempre de una maravillosa destreza; provisto de una mixtura ideal de valentía y optimismo, que le permite guiarse a si mismo y señalar el camino para otros.
Irremisiblemente, al miedo hay que desterrarlo, aun cuando parezca que la lógica y el raciocinio darán un traspié. Puesto que solo aquellos que son decididos, consiguen inspirarse de tal valentía que le permita conseguir logros más allá de lo imaginado.
Así que, hoy te pido que seas valiente, que actives esa fuerza que habita dentro de ti, con entusiasmo, ilusión y alegría; ve por la recompensa que la vida te tiene.
No te amilanes, ejercita todo el tiempo tu valor y vence tus temores; ama, canta, vive, grita, salta, renuncia; busca, lucha, abraza, despídete y rencuéntrate a cada instante. Deja que la adrenalina de vivir corra por tu cuerpo, prepara tu mente, activa tus ojos y oídos; escucha el murmullo de la creación vibrando en armonía contigo.

Enfrenta aquello que has rehusado enfrentar hasta agotarlo y excluirlo de tu ser. Indaga, busca, curiosea, imagina y adéntrate en un mundo desconocido, pleno de incertidumbre; tan solo para demostrar que tan valiente puedes ser.

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.