Ir al contenido principal

Año Nuevo, Vida Buena


Comienza un nuevo año y los buenos propósitos están a la orden del día. Cambios, crecimiento, sueños y expectativas por cumplir. Lo importante, por supuesto, es que la mayoría de estos propósitos lleguen a cristalizarse. Y no queden en el tintero de las buenas intenciones o en palabras lanzadas al aire.
Adelgazar, hacer ejercicio, aprender un nuevo idioma; cambiar de trabajo, iniciar una carrera. Y es que de alguna forma el mensaje psicológico que envía el cambio de año, es a su vez el cambio para nosotros mismos; la modificación de hábitos y patrones de conducta.
El nuevo año nos invita a reflexionar, a replantear nuestra realidad, a dejar a tras una vida rutinaria, a interiorizar anhelos.
Es importante entender durante el inicio de cada nuevo año, lo que queremos para  nuestra vida, establecer metas e ir a por ellas. Dejando de lado la existencia plana, que debe quedar en el recuerdo de los pendientes que dejó el año que se va.
Debemos también entender que un año puede no ser suficiente para alcanzar estos renovados propósitos; puesto que algunos de ellos serán a mediano y largo plazo. Recordemos que llegar a cada meta es un ejercicio de perseverancia.
De modo que si tu intención es verte mejor físicamente, no dudes iniciar hoy mismo en el gimnasio y cambiar tus hábitos alimenticios, no esperes a que decaiga el envite. Ve a la librería, la biblioteca o la red para retomar el sano habito de la lectura. Empieza por aprender un nuevo idioma, incluso la web ofrece de forma fácil y económica oportunidades acordes a este propósito. Busca ese asenso que tanto anhelas, mostrándote proactivo e interesado en tu compañía. Comparte nuevas aventuras con tu pareja, o toma la decisión de salir de una relación agobiante. Pasa más tiempo con tus hijos, hermanos y padres.
Ve por el éxito en lo que quieres, cumple tus metas; convierte las buenas intenciones en hechos. Ten claro hacia donde te diriges, cuales son tus posibilidades reales; guíate hacia tu objetivo con valor, decisión y entereza. Veras como es posible llegar a tus ideales.
Reconoce el camino, las circunstancias y personas que te impulsaran en este nuevo año. Recuerda igualmente que toda necesidad de cambio es una clara indicación de autoestima; de que quieres y puedes se mejor. Por eso establece tus propósitos sin temor, haciéndolos alcanzables, satisfactorios. Descubrirás el mundo de oportunidades que trae consigo cada inicio de año.
Valora lo que lograste o dejaste a tras, haz que las decisiones que tomaste en aquel tiempo que se convierte en recuerdos, valgan la pena y sean el impulso para nuevos retos. De igual modo ve a tu máximo y exígete un poco más cada mañana; la satisfacción de hacerlo es el verdadero trofeo de los triunfadores.
¡Vamos, comienza un nuevo año! Una nueva oportunidad, un camino de aventura que te espera.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.