Ir al contenido principal

Valorar a los demás


Si eres de los que nunca valora a otros, irás por el mundo creyendo que nadie te valora a ti. Sin duda lo que sale de tu boca dice quien eres.
Ver con buenos ojos a quienes te rodean es un indicador de que tan feliz, activa, y estable es tu vida. Si eres de aquellos que no critica sino que educa, no juzga, por el contrario apoya y orienta; es muy probable que vivas a gusto y tranquilo.
Lo que dices a los demás, en el mundo del subconsciente, es lo que piensas de ti mismo. Una percepción positiva del resto de las personas, indica el grado de satisfacción con nuestra propia existencia. Cuando percibes positivamente a otros, siendo feliz, optimista, sociable, estás fortaleciendo tu personalidad y creciendo emocionalmente.
Valorar a las demás personas, redunda en la obtención de información que es necesaria para nuestro desarrollo social; de algún modo es dar lo que recibes. Eres una personada bien adaptada al entorno, y te haces más atractivo a los ojos de los demás.
Vivir y dejar vivir, enseñar lo que sabes, desdeñar las exigencias y compartir los sueños de otros; es lo que nos distingue socialmente y mantiene el equilibrio de cada relación.
Tomar siempre las criticas como una enseñanza positiva, leer (y en esto soy persistente), puesto que mejora tus conexiones neuronales, te torna mas abierto y amplia tu vocabulario. Disfrutar de las bromas sean buenas o no tanto, agradecer a Dios por cada nuevo día, y por las noches de sueño. Disfrutar de los juegos, como eso, como juegos y no como batallas épicas. Ceder el puesto en la fila o dejar adelantar otro coche ¿Para que tanto afán? ¿A dónde crees que te diriges? No ocuparte tanto de tu físico ni el de otros, hasta rayar en el narcisismo y la critica. Alegrarte cuando tus familiares, pareja, amigos y compañeros obtienen un logro. No olvides que los peores sentimientos que existen son los celos y la envidia. Sentir que puedes ser tan agradable como otros, disfrutar los pasatiempos por sencillos que estos sean, hacer las cosas que deseas y dejar que los demás también lo hagan.
Confirmar siempre al otro, reconocerlo, considerarlo; tenerlo en cuenta, haciéndole entender que es importante, en una reafirmación relacional de su existencia. Escuchar sin interrumpir, dar respuestas relevantes y concretas, apuntar hacia el norte de su conversación, mostrar interés.
Valorar las cualidades de las personas, aceptar y refrendar sus pensamientos, sueños y expectativas. Mostrar afecto, no amor enfermizo y posesivo; desarrollarse en una relación de igualdad con aquellos que están a nuestro lado. Nutrir la relación con los demás, haciéndoles sentir nuestra estima hacia ellos. Socializar y enseñar las normas de esa socialización, proteger y apoyar. Hacer saber a las personas que las entiendes, que son importantes para ti, que sabes que existen y reconoces aquello que hacen bien.
 Aun cuando no entiendas la conducta de otros, es posible acercarte a ellos y saber la causa de su comportamiento, esto es parte del dialogo, de la forma en que nos relacionamos en medio de creencias, paradigmas y representaciones mentales. Recuerda, la verdad es un universo en tornasol con  múltiples matices. No supongas respecto de otros, no programes sus respuestas, no impongas, ni idealices; porque las falsas expectativas pesan mucho. No adjudiques valor a las personas como si se tratara de objetos. Todos tenemos atributos valiosos y el derecho a alegrarnos, entusiasmarnos, motivarnos; llenarnos de esperanza, ilusión, risas. Aun cuando tú no estés del mismo ánimo.
Minimizar o ignorar los efectos de las ilusiones ficticias que a veces construimos, es necesario para continuar nuestro camino. Distinguir las virtudes de otros desde perspectivas reales es fundamental para evitar estos vahídos emocionales. Descubrirnos tal y como somos, sin publicidades engañosas respecto de nosotros mismos; sin generar expectativas de lo que no será. Proveernos de la realidad en su forma más simple, es el mejor regalo que podemos dar. Juzgar en la justa dimensión, si es que nos vemos impelidos a hacerlo; siendo siempre ecuánimes y sobretodo, saber valorar a los demás y aprender a entender como son.
¡Hazlo! La vida será mucho mejor.

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.