Ir al contenido principal

Las Ventajas de Saber Agradecer

Saber decir gracias por los sinceros gestos de amabilidad, que manifiestan nuestros semejantes; como también por las pequeñas venturas que trae consigo cada día. No solamente, nos impulsa hacia el logro de la felicidad, basada en la simpleza de las pequeñas grandes cosas; sino que trae consigo un verdadero estado de bienestar, según lo demuestran algunos estudios. Disminución de la ansiedad, el estrés, una mayor satisfacción  con la vida que se tiene, y una notable mejoría en las relaciones sociales. La gratitud además contribuye al crecimiento personal, a encontrar un sentido de vida y de aceptación propia.
Una persona agradecida, afronta de manera positiva el vaivén de la vida; interpretando de forma adecuada las dificultades y la contribución positiva de otros, en la solución de ellas. Quien sabe agradecer busca ayuda y está dispuesto a ofrecerla, con una mirada siempre positiva; por lo general no intenta eludir un apuro o negar la existencia de este. Tampoco culparse o victimizarse a sí mismo, o en el peor de los casos refugiarse en hábitos dañinos. Por el contrario las personas agradecidas, saben que pueden acertar una mano tendida para ellos, y por eso se sienten seguros al enfrentar cualquier contingencia.
Tal parece que la gratitud está fuertemente ligada a la salud mental, la inteligencia emocional y la madurez.
El efecto de la gratitud pasa por modificar la forma misma de ver la vida, de activar emociones positivas; de sentirse socialmente feliz, especialmente en momentos de dificultad, conectándonos profundamente con otros.
Saber agradecer puede realmente cambiar la perspectiva de la vida y el entorno, permitiéndonos estar atentos; interesados en los demás. Entusiasmados con el hecho de ser seres sociales, además de amortiguar sentimientos de angustia, fracaso; culpa o arrepentimiento.
Por eso cuando agradezcas, hazlo desde una perspectiva honesta, personal y profunda, entonces empezarás a ver como el mundo cambia sus matices.

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.