Ir al contenido principal

Eres un alma eterna

No hagas Dios a tu miedo, toma distancia de aquello que ofrezca temor, castigo, sometimiento y sacrificio. Eres un alma única y eterna. Si lo piensas por un instante comprenderás cuan lógico resulta: como en la naturaleza lo que llamas “muerte” sucede a la vida, del mismo modo la vida sucede a la muerte. Puesto que algo no nace de la nada, si partir de este plano material fuera el final, entonces no existiría lo que ves a tu alrededor, eso que llamas “muerte” lo habría absorbido todo. Solo debes recordar tu verdadera esencia. Toma distancia de toda filosofía que te invite a sufrir, a señalar, a ser inflexible con tu ser. Eso no es más que el imperio de la manipulación. No hay pecado en ser feliz, en divertirse, en vivir tu sexualidad, en aprender nuevas experiencias; en todo ello habita la espiritualidad. Tu libre albedrío. Sigue avanzando hasta aprender a ser feliz.
Por lo demás, en lo inevitable de la “muerte”, no hay dolor, ni tristeza, pecado, culpa o vergüenza; solo existe amor. Tu ser espiritual se libera del vehículo llamado cuerpo, una vez concluido el tiempo de su aprendizaje, aquel que el alma decide previamente. Entonces te aventuras en nuevas experiencias, en otras vidas maravillosas y enriquecedoras. Son estos los mejores momentos, cuando el alma desprovista de toda preocupación se recuerda a sí misma, es libre, se eleva ávida de verdad. Reconociendo su naturaleza, la de Dios y el universo como uno mismo. Recorre campos, mares y praderas con los que antes soñaba: contempla cielos, montañas, aves, vientos, nubes; el caer de los copos de nieve y goza del hermoso espectáculo que es lo único que existe: la vida eterna. Se reconoce a sí misma y transita todos sus tiempos, sus viajes al plano material. Reconoce a sus seres queridos, almas gemelas, compañeros, almas viajeras y nuevos amigos. Recuerda, incluso, los lugares, eventos y razones por las cuales quiso que sucedieran las cosas. Porque es ese su libre albedrío.
Inquiere las razones del dolor y la violencia, sabiendo que la renuncia del odio, la ira, el miedo y el orgullo; tienen el valor de transformarlo todo. Se influye de amor y respeto por toda criatura, apreciando la belleza y dignidad de la obra universal; entendiendo que todos provenimos de la misma sustancia divina. Que el amor es la energía maravillosa que conecta todo componente esencial de la naturaleza.
Entonces el alma aprende a perdonar y perdonarse, a practicar la bondad y las buenas acciones, a desterrar la rabia, la codicia, el ego y la falsa vanidad. Incluso, si en su cuerpo físico fue aquello que más despreciaba. Esto porque es su libre albedrío.
Cuando recuerdes esto podrás transformar tu cuerpo, mente y alma; superando los males crónicos de la enfermedad, la tristeza, la soledad, el abandono, la codicia. Nada de esto necesitas, pero si tus actos, aprendizaje y crecimiento que llevarás a lo largo de tu existencia como el alma eterna que eres.


Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.