Ir al contenido principal

El matadero de animales


Una vez cerradas las puertas del matadero, las victimas se dan cuenta que están atrapadas en aquella red, y el desenlace será la muerte. Un sentimiento de profunda soledad les embarga, la súbita separación de sus seres queridos, padres y crías, se entremezcla con el miedo en aquel exilio que se prolonga eterno. Entienden que no es una separación temporal, que ya no habrá una caricia, un abrazo, ningún gesto de cariño. Sumidos en la barbarie humana, que por mero orgullo, les considera su alimento. Impedidos de reunirse nuevamente, comunicarse, entender las particularidades de tan horrendo destino. La incursión brutal a su existencia, proferida por enfermos sin sentimientos que demandan en multitud sus carnes. Una situación sin salida posible, sin cabida para las palabras “compasión”, “respeto”. Un sinsentido que propende la satisfacción de paladares, quienes niegan la vida que habita al interior de aquellos inocentes, tan solo por hábito. Limitados a la urgencia de la muerte como único recurso, con el corazón y la carne reducidos a fórmulas, entre dolorosos estertores. Imaginando sin cesar la libertad que hubo (ahora totalmente ilusoria) en una condena sin juicio, piedad ni respuestas. Mudados a simples objetos que atestiguan ídem escena: corazones sangrantes y entrañas vacías en un ejercicio maquinal de muerte, sabiendo que el turno aguarda en aquel monologo obstinado y enfermizo, entre muros áridos de toda cordura. Crías que añoran volver a los suyos, prisioneros que comprenden el designio macabro; resignados a sufrir, a entender que el odio humano es más fuerte que su ansia de ser libres. Amistades que emergen por encima del sufrimiento y el miedo, mientras se aguarda el turno para ser destazado. Que arropan la separación brutal, acertando que serán los de sus compañeros de presidio, los últimos rostros que vean. Y ese sentimiento llena los últimos segundos de vida, reemplazando la fisonomía de los seres queridos. Hijos que apenas vivieron junto a sus padres, y aguardan con toda inquietud volver a reunirse, en una nostalgia que jamás será acallada. Esa nostalgia que aviva una fútil esperanza, porque el destino está echado y el doble sufrimiento servido, entre el olor mortecino y los hombres entregados a tal orgia de muerte. En un espacio tan pequeño que resulta imposible estar ausente al dolor de quienes van cayendo, mientras una emoción imprecisa y un deseo irrazonado, aboga por un milagro que apresure la marcha atrás en el tiempo, y que el puñal abrasador se desdibuje como un sueño. Algunos, seguramente, se abandonan a la imaginación, añorando que voces y pasos familiares se escuchen en medio de una pradera. Pero esos ruidos no llegan o son reemplazados por los gritos que reconcilian la realidad con todo su horror. Entonces aceptan su condición de prisioneros sin delito, condenados a muerte, reducidos a un pasado de recuerdos al que tendrán que renunciar en breve, sufriendo las heridas más terribles que su pueden infligir a un inocente. La vida se acalla en un eterno ¿Por qué? En un impasible aislamiento, en la amargura que quiebra el valor; en la tensión del último esfuerzo por liberarse, en el derrumbamiento final. Y los recuerdos se hunden en un abismo. Ya no hay porvenir. Los parpados bajos se relegan al dolor, se rehúsan al combate, se recompensan en un impenetrable silencio; la sangre fluctúa y la vida pierde su norte. Dejando tan solo cuerpos estériles entre sombras errantes, que una vez se arraigaron con todas sus fuerzas a la vida, a las circunstancias dichosas de la brevedad de su tiempo.

Los temblores finales son el único escape del odio de los hombres, y el tren de la imaginación se torna silencioso, obstinadamente silencioso. Ya no existe la presión del tiempo, la tortura de la espera, el sonido seco de los cuerpos cayendo, el olor nauseabundo, la libertad perdida. La evocación final del tiempo junto a los suyos, muta en un vuelo de gaviotas que lleva su alma a una tierra de luz, un alma irremplazable que la humanidad ignora habita dentro de cada uno de ellos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.