Ir al contenido principal

Enséñales a no creer


Deja a los más pequeños fuera de tu juego de culpas y miedos. Aprende a educarlos tú mismo y no legar en otros, tan importante responsabilidad. Ensénales a vivir sin tus paradójicos rituales. Déjalos imaginar, soñar, ser ellos mismos, elegir sus amigos; respetar los seres vivos. Aplaudir a un artista y no a una secta religiosa, elogiar a sus maestros y no a políticos corruptos. Deja que cultiven su ser espiritual lejos de las banalidades del dinero. Enséñales a no creer en la estructura social que te impusieron. Libéralos de dogmas y creencias. Déjalos creer en sí mismos y hacer las cosas a su modo. Entender que Dios, no es artilugio para justificar los errores humanos, sino toda la fuerza vital del universo en todo tiempo y forma; que no habita entre ladrillos ni coronas de oro, y que todos somos parte de su ser. Enséñales a disfrutar el sol y la lluvia, y a no creer en discursos de líderes codiciosos. Deja que te amen y ámalos a tu modo, en igualdad y respeto. Enséñales a no sentir culpa, aprender de sus errores y esforzarse por ser mejores cada día. No les ofrezcas un cuento de hadas, enséñales que las leyes del universo existen y, no están controladas por nuestros caprichos. Déjalos disfrutar el césped, la tierra, el viento, el agua y entenderse parte de ello. No les entregues una lista de culpas, miedos ni predisposiciones y, enséñales a mantener siempre encendida la llama de la esperanza. Explícales que un día serán seres sexuales y que son libres de vivir esa sexualidad como quieran, dentro del respecto propio y hacia otros. Invítalos al camino de la lectura, desdeñando el arraigo por la tecnología. Explícales que somos seres espirituales y que la vida es solo un paso más, de crecimiento y aprendizaje. Muéstrales como amar a su familia con tu propio ejemplo, con un amor sano, sin apegos. Déjalos sorprenderse con la naturaleza y comprender que los animales son iguales que nosotros. Enséñales a reconocer a los codiciosos y manipuladores y, a tomar distancia de ellos. Muéstrales como compartir tiempo contigo, disfrutando de música y deportes, incluso de ciencia y matemáticas. Enséñales como celebrar la vida sin afanes ni agobios. Explícales que el dinero es solo una forma de explotación y chantaje y, que todas las personas más allá de su condición son iguales. Revélale que los gobernantes son manipuladores que promueven falsas crisis por sus propios intereses, enséñales a ignorarlos. Diles que la prosperidad, la felicidad y el éxito, nada tienen que ver con la religión, el dinero o la política; sino con la inspiración y amor con que se hacen las cosas. Enséñales a confiar en sí mismos, aunque ello no garantice el éxito, pero que siempre podrán volver a intentarlo. Déjalos aceptarse a sí mismos y aprender a crecer siendo ellos. Explícales que la realidad es solo la apreciación propia de cada evento. Enséñales como aprender y agradecer las enseñanzas de otros. Diles que la perseverancia es una cualidad tan importante, como el deseo de hacer algo, y que por extraño o difícil que resulte, todo proyecto tiene un resultado positivo. Enséñales a encontrar el camino de lo que quieren en sus vidas, no lo que tú quieres para ellos. Sé su ejemplo de tolerancia, empatía y respeto a las diferencias. Explícales que sus decisiones y forma de ver las cosas, cambiaran de tanto en tanto; que lo inalcanzable no existe y que cada quien es responsable de sus actos. Que el carácter forja hombres confiables, y que la felicidad no es solo una máscara para usar de vez en cuando. Enséñales a ser optimistas y a tomar decisiones, a convertir su corazón y cabeza en los mejores aliados. Enséñales a tomar las experiencias como vivencias enriquecedoras, sin tintes triunfalistas ni tampoco de fracaso; diles que siempre deberán seguir andando. Diles que la evolución del hombre tuvo que ver con la palabra y no con la roca, con la unión y no con las armas. Que también los gestos son lenguaje, que a veces el silencio son palabras, y que cada respuesta que buscan está en el interior de ellos mismos. Explícales que las cicatrices emocionales son la puerta de oportunidad para ser mejores. Que las verdaderas expresiones de cultura son el arte, la pintura, la música, la danza, como emociones personales al disfrute de todos. Enséñales que nuestro poder es un conjunto de fuerzas unidas a un Dios universal, todopoderoso, no a una imagen de bolsillo manipulada por intereses infaustos. Diles que siempre podrán tener un punto de vista diferente,       que no son esclavos de las ideas pasadas. Que todo gira y cambia permanentemente. Que las lágrimas se ocultan rápidamente tras las risas. Déjalos ser creativos a su forma, a no perseguir certezas, a encontrar sentido en el sinsentido de otros. Muéstrales que la paz habita en el interior de cada persona, que es una decisión propia. Que la compasión y el amor, son las armas más poderosas. Diles que toda forma de fanatismo es nociva, como un clavo apuntalándote a una roca. Que es la percepción lo que forma el mundo que nos rodea. Explícales que no vinimos a este mundo a aceptar sino a cuestionarlo todo, a discernirlo a explanarlo con nuestras propias creencias. Muéstrales como alejarse de la mentira, recorrer un camino honesto y ser consecuentes consigo mismos. A inspirar a otros, acertando la belleza y perfección de este maravilloso viaje. De la búsqueda interior donde aguardan las respuestas.  Déjalos equivocarse con dignidad, encontrando la gracia y oportunidad en ello. Aprendiendo a aceptar, amar y respetar a su propia persona. Enséñales a vivir lejos del apego, de la necesidad de otros. Sabiendo controlar su vida, afrontando cada evento. Esmérate en que sobreviva en sus corazones tu enseñanza, que sea firme, que contribuya a hacer de ellos buenas personas. Ayúdalos a sentir el alivio de no ser una simple replica de todos cuantos estuvieron antes de ellos. A ser creyentes de sus propios paradigmas, a no vivir las angustias mentales de encajar en algo irracional e incomprensible. Enséñales a no creer en aquello que tú has creído.

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.