Ir al contenido principal

El hombre que quería ver a Dios

Un hombre quería vera a Dios, así que subió a una montaña muy alta donde se instaló y vivió durante un año. Al cabo del año, decepcionado por no haberlo encontrado, decidió partir. Entonces la montaña preguntó:
¿Mis árboles no te han dado sombra suficiente? ¿Mis manantiales no te abastecieron de agua? ¿Con mis animales no conseguiste alimento? ¿Por que te marchas?
Sí, pero yo busco a Dios.
¿Buscas a Dios? ¡Pero, si soy una parte de él!
Sin escuchar la montaña, el hombre se marchó. Con la esperanza de encontrar a Dios en un frondoso bosque. Pero transcurrido un año decidió marchar y buscar a Dios en otro lugar, puesto que tampoco ahí no lo había encontrado. Así que los arboles del bosque preguntaron:
¿No eres feliz con nosotros?
Sí, pero me falta Dios. ¡Quiero verlo!
Si eso te preocupa-Rieron-quédate con nosotros.
¡Mira! -Dijeron, señalando un mono en las ramas de un árbol- ¡Ahí tienes una parte de Dios! ¡Todos somos parte de él!
El hombre pensó que los árboles del bosque se burlaban de él y se alejó sin decir una palabra. Convencido que un simple mono no podía ser parte de Dios.
Pasado un tiempo, el viajero se instaló junto a un lago. Al verlo, un sapo que allí vivía, dijo:
¡Al fin encontraste lo que buscas! ¡Mira, yo soy una parte de Dios¡
¿Te burlas de mí? ¿Un vulgar batracio, es parte de Dios?
Disgustado, abandonó inmediatamente el lugar con la decepción y la inquietud socavándole la fe. Sentía que había buscado a Dios en todas partes, y su última opción era alejarse al desierto. ¡Tal vez ahí lo encontraría!
Al llegar se encontró con un sabio, quien al pasar le saludó.
Y aprovechó el momento para preguntar.
Busco a Dios, ¡quiero ver a Dios! ¿Acaso sabes donde hallarlo?
Tráeme un recipiente lleno de luz, dijo el Sabio, y te haré ver a Dios.
De inmediato el hombre marchó hacia el sur y, tras muchas peripecias, volvió con un plato y dijo:
Aquí tienes un recipiente lleno de luz.
Pero, el sabio refutó:
¡Yo solo veo un plato, pero no veo la luz!
El hombre, confuso, buscó una lumbre y la puso sobre el plato:
¡He aquí un recipiente lleno de luz!
El sabio miró y dijo:
Veo el plato y la llama pero no veo la luz.
El hombre, confundido, volvió a partir y tras meses de reflexiones, consultas y busqueda, volvió con una botella transparente y se presentó ante el sabio diciendo:
Maestro. Al fin, aquí tienes un recipiente lleno de luz.
El sabio sin inmutarse exclamó:
Veo una botella, pero, ¡todavía no veo la luz!
Al oír estas palabras, el hombre comprendió que no podía seguir buscando a Dios como él lo hacía, puesto que Dios es igual a esa la luz:

No se puede ver la luz, sino los objetos iluminados por ella. No se puede ver a Dios, sino las cosas que su luz ilumina.

idea original tomada de la web (derechos del autor)

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.