Ir al contenido principal

Psicología del Terrorismo

Muchos países del mundo padecen desde hace décadas, el fenómeno del terrorismo; ese que genera pánico en la comunidad, el mismo que frustra el progreso, divide familias y causa desplazamiento.
El terrorismo perturba la psique humana de forma poco estudiada, desde el enfoque de la afectación que genera en los sentimientos, emociones, sueños, expectativas de individuo; igualmente de que manera afecta al generador y a la victima.
Generalmente el terrorismo se fundamenta sobre intereses políticos, económicos o religiosos; las consecuencias de sus actos desbordan en la mayoría de los casos sobre la población indefensa, no solo en lo material sino también en el desarrollo de sus habilidades sociales. La paranoia, con todas sus angustiantes sensaciones como ser perseguido por fuerzas que escapan a nuestro control, sentimientos de miedo, desconfianza, desamparo, o el delirio de superhéroe de algunos gobernantes que bosquejan en su cabeza irracionales proyectos de defensa del estado, aun a costa de generar mas terrorismo.
Justamente es la irracionalidad del terrorismo lo que desconcierta al ciudadano común, al no lograr entender los códigos de conducta de un individuo que luce igual que él; pero cuya conducta resulta desde todo punto inexplicable, lo cual por supuesto genera gran incertidumbre.
Sin embargo, para el terrorista sus actos de violencia desmedida no resultan ilógicos, aun cuando estos sean socialmente repudiados; puesto que cree distinguir en su actuar un carácter consecuente mas allá del simple asesinato, dado que su objetivo es debilitar a la sociedad hasta ponerla de su parte, es decir, de alguna forma el fin justifica los medios no importa que tan brutales sean estos. El terrorista realmente concibe la idea de su propósito, con un gesto de supuesta nobleza en una naturaleza de cambio necesaria, incluso, calcula el daño colateral que ello conlleva. Esta conducta modifica sus códigos morales, desdibujando conceptos como el remordimiento, la culpa, la compasión, esto en razón de su desapego de las normas sociales; por lo tanto la inaplicabilidad de los códigos de esa misma sociedad para su caso particular. La mente del terrorista es un caldo de cultivo para diversas patologías que van desde la poca adaptabilidad social, la falta de empatía, complejos diversos, pasando por la baja autoestima, hasta la psicopatía.  

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.