Ir al contenido principal

Una adicción llamada “Amor”

A propósito de San Valentín, o día del amor y la amistad en nuestros países latinos. He recordado una definición que vi alguna vez para aquello llamado “amor”:
Cuando se está “enamorado”, el nivel de dopamina, una hormona y neurotrasmisor cerebral puede aumentar hasta 7000 veces su cantidad, al estar acompañada de la oxitocina, hormona responsable de la pasión sexual y de la feniletilamina, responsable del entusiasmo, esta mezcla termina por bloquear aspectos de la lógica y la razón.
Así es, y tal vez lógico resulte que los poetas hayan intentado durante siglos describirlo como aquel fuego que no quema, e incluso a veces hiela las entrañas, no obstante la realidad es que este proceso forma parte de una reacción ligada a estímulos de: alimentación, sexo, procreación, y supervivencia. Y además no se genera en el corazón sino en el cerebro.
Aquellas fantasías desbocadas de los recién enamorados, en las cuales se atribuyen atributos extraordinarios al otro, son resultado de los altos niveles de endorfinas, unos neurotransmisores opioides, sumado a la segregación de la feniletilamina, un amino similar a la anfetamina, muy presente en el chocolate, de ahí la sensación del “enamorado” que se siente casi drogado, cuando está junto a su pareja. El riesgo es que esto puede causar adicción, que deriva en patologías del sistema nervioso. Lo que comúnmente llamaríamos “adictos al amor” o “personas que aman demasiado”
Todo este torrente de respuestas químicas del cerebro, aumenta el deseo sexual, genera arrebatos sentimentales, falta de sueño, apego, y en extremo angustia, depresión, tendencias compulsivas y síndrome de abstinencia cuando se pierde el vínculo con el objeto del deseo.
Esta actividad cerebral como toda alteración en los niveles hormonales del sistema nervioso, puede ser evaluada, catalogada, fechada, y es el propio cerebro quien procura regresar a su estado natural y funcional. Nos aproximamos a la parte dramática para algunos “adictos al amor”. Transcurridos 2, 3, o hasta 4 años, esta atracción bioquímica decae dramáticamente, la atracción disminuye, y muchas parejas deciden separarse o permanecer en el hábito de brindarse tibias manifestaciones de afecto, compañerismo, costumbre, agradecimiento, y tolerancia.
Pero no olvidemos que el cerebro ya ha probado la más placentera de las drogas, y en algún rincón esta latente aquel enamorado dormido, presto a lanzarse a una nueva aventura.
A propósito de San Valentín o el día del amor y la amistad. ¿Tú cerebro como está?

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.