Ir al contenido principal

Esas gentes

Esas gentes

Ahí van desfilando con orgullo, entre arengas defienden las doctrinas del sistema, anhelando ser parte de ello. De lo público fructifican, mas refutan que lo público llegue a los menos favorecidos, esos a quienes tildan de “holgazanes”, básicamente por no haber sido invitados a un trozo de la torta.
Su mundillo de falacias lo disfrazan de creencias, una vida controlada por papelitos de colores a los que se apegan férreamente. Ahí van sin preguntarse ¿Quién vendió el planeta a los burgueses? para que ahora  paguemos por un pedazo de tierra.
Para ellos la libertad es un empleo, escuchar las noticias, y con aliento porfiado seguir a sus líderes políticos y religiosos. Ahí están mirando la tv, vistiendo tan formales, siguiendo siempre las normas.

El futuro lo delinean entre una jubilación y la silla mecedora desde donde critican a todo aquel que luzca diferente; entre sueños de lujos que a la distancia se pierden al vaivén de la vida. Ahí van con su existencia de masas, ficciones, esquizofrenias y odios. Desde esa sillita mecedora gritan tan alto como pueden en contra de los pobres,  negros, homosexuales, nativos, extranjeros, izquierdistas, tatuados…; ahí desde la única lucha que implica mover la silla mecedora. Cubriendo los oídos al pensamiento disímil, pues toda verdad distinta a la suya es subversiva, rebelde, completamente extraña. Ahí permanecen con la vitalidad de lanzar pedruscos a las palomas, renegar de sus vecinos y de los juegos de  párvulos. Con amargura señalan los yerros ajenos, pero ignoran siempre los propios. Desde su silla mecedora fustigan la libertad de expresión, igualdad, derechos. Y cuando consiguen levantarse caminan junto a las hordas que queman libros y aplastan a otros con sus botas. Únicamente al caer y, ser también pisoteados, recuerdan que eran uno más entre aquellos que un día rechazaron. Que eran pueblo y no burguesía.

Germán Camacho López 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.