Ir al contenido principal

Liberando tu mente

El ego busca encontrar seguridad económica, social, emocional. Es su instinto de autoprotección. Si somos bondadosos, si amamos sin ningún interés no hay ego. Sin embargo, cuando decidimos ayudar o amar a alguien y utilizamos esa acción para satisfacernos, para enriquecernos emocionalmente, surge el ego; ya no se trata de compasión o de amor. Así, surge el temor, el deseo de poseer, el conflicto. Lo que quiero hacer en pro de un objetivo económico, moral, intelectual.  Nace el pensamiento de lo que tiene que ver conmigo, con lo que quiero; el “ego”, predomina, y el pensamiento se vuelve autoprotección.  
Ya sea para proteger, descartar, aceptar o negar, el ego direcciona nuestra vida, nos invita a “preocuparnos” por nosotros mismos. A protegernos, ganar, ser amados, alcanzar el éxito, ser virtuosos, felices, hermosos.
Pero el pensamiento como “ego” no da resultados, seguimos aferrados a él, en nuestras relaciones hay conflicto porque cada uno tiene su forma de ver, creer, sentir. Tememos que al hacer las cosas de otra manera se puedan romper. El ego inventa un método, un sistema de pensamiento y el resultado es el temor.
¿Tienes temor de la muerte? No. La muerte es desconocida hasta que llega su momento. Solo temes a lo que conoces. Lo que en realidad genera temor es perder lo que te es conocido. Perder la asociación con lo que piensas te pertenece, es ego.
Tus temores cotidianos son perder a tu familia, reputación, trabajo, ahorros. Temes  perder personas, placer, hábitos, costumbres, creencias, hallarte a ti mismo sin saber qué hacer. Temes al dolor que pueda sobrevenir. Ese dolor es producto de aferrarte a lo que te brinda satisfacción, así que temes que algo o alguien pueda arrebatártelo. Te has vuelto un acumulador emocional, y quieres a toda costa evitar el dolor de perder. Pero si no acumulas no hay dolor, tu sufrimiento está en el acumular.  En el momento que dices “no quiero perder” es tu ego quien habla. Lo que posees es el origen de tu miedo y dolor.
Un ejemplo de ello es el deseo de seguridad: un país fortalece sus fuerzas armadas, implícitamente, esto significa guerra, y la percepción de guerra destruye la sensación de seguridad, generando temor.
Mientras quieras acumular seguridad, amor, dinero, placer, creencias, dogmas para llegar a ser “alguien”, eso que piensas lo evitará, es lo mismo que traerá miedo y dolor.
El temor surge cuando quieres adecuarte a determinadas normas. El miedo tiene múltiples rostros: identificación con la patria, familia, pareja, sociedad, trabajo, ideologías.

Cuando rechazas completamente todos los absurdos de nacionalidad, de propaganda política, económica, religiosa; cuando te niegas a toda conclusión de cualquier tipo, no teóricamente, sino completamente. Cuando no hay en ti creencias ni conceptos y solo eres un observador, habrás iniciado el camino para ser libre.

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.