Ir al contenido principal

Ríe, despéinate, vive

Cuando vas a bailar esa canción que tanto te gusta? Cuando harás ese viaje que anhelas hace años? Cuando emprenderás el proyecto que desde siempre imaginaste? Cuando dirás eso que quieres decir? Cuando serás tú mismo sin importar lo que otros piensen. 
Arriésgate a vivir, a sentirte pleno y feliz. Da ese primer paso de poder que te lleve a explorar las posibilidades que, hoy, habitan tu mente.
Ríe, despéinate, equivócate; vuelve a reír, a despeinarte, a equivocarte para aprender. Llora cuando haga falta, pero no conviertas el llanto en tu forma de vivir.
Olvídate del dinero, deja de creer que tu existencia gira en torno a él. Permite que la balanza se incline a tomar riesgos, no te obsesiones por tener siempre el control. Algunas veces solo déjate ir.
Rompe normas, paradigmas y estereotipos. No busques la perfección, ni siquiera sabemos lo que es a ciencia cierta. El ideal puede ser estar calvo y gordo, o flaco con melena. Vivir en el piso 80 de un gran edificio o en una habitación de hotel. Tener 20 años o tener 60, ser CEO de una compañía, artesano o pintor. Realmente, ¿Qué es lo ideal cuando hablamos de una realidad física imaginaria y temporal?
Piensa en lo qué te gusta y lucha por ello. Solo necesitas abrir la puerta y avanzar por tus objetivos, volverte loco por un instante y ver soluciones donde antes solo surgían contratiempos. Libera los grilletes que te impiden volar; deja de fingir que estas cómodo, cuando cada día sientes que quieres algo más, algo diferente. Ya es suficiente de la pesada rutina que te has impuesto. No eres una máquina, sino alguien que siente, tiene sueños y metas, que quiere disfrutar de su existencia. Avanza o quedarás estancado, frustrado. Haz algo por tu mundo personal. Ayuda a alguien, un perro, un gato, un ave, un árbol, un anciano, un niño, un rio. Ve a la calle y haz algo distinto. No importa la causa por pequeña que parezca. Lo que para ti puede parecer insignificante para otros puede ser decisivo.
No esperes una gran remuneración por cada cosa que haces, la mayor gratitud es, en ocasiones, una sonrisa.
Rodéate de influencias positivas, incluye en tu vida a quienes quieren vivir con la misma intensidad, aprende de los demás. Aventúrate en el deporte, el cine, al arte, la música, la ciencia. Cada persona tiene algo que enseñar. Deja atrás a los aburridos y pesimistas con sus miedos e inseguridades; a los que eligen la amargura y la desconfianza como fórmula de vida. A los que la risa se les volvió una carga molesta. Busca crecer a cada instante.
Ten la certeza que la vida continúa, que eres un ser espiritual eterno. Pero mírate al espejo y ¡VIVE! En un acto de bondad y entereza con ese cuerpo temporal que te ha sido dado y del cual tendrás que despedirte un día. Incluso, ese momento, vívelo con plenitud y alegría. También allá continuarás las grandes aventuras, siempre será tu decisión.


Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.