Ir al contenido principal

Vale la pena sentirse vivo

Aprende a practicar la alegría, a sorprenderte cada día y ver la vida como una emocionante aventura, olvídate del tedio y encuentra sentido en cada cosa que haces. Habla de lo entretenido que estás todo el tiempo y lo fascinante que habita en cada tarea por pequeña que sea. Convéncete que las crisis no existen, y procura que las aventuras que quieres, las puedas vivir junto a tu pareja y seres queridos. Compra solo aquello que realmente necesitas y si algo queda, conviértelo en hábito de ahorro.
Aléjate de disputas insulsas y palabras necias, aprende a controvertir con amor, cuando defiendas tu punto de vista ante tu pareja, padres, hijos, amigos y vecinos. No seas superficial y egoísta al comprar una mascota, en la calle habitan muchas a quienes vendría muy útil tu ayuda.  A pesar de estar solo, recuerda que siempre, alguien te acompaña en sus intenciones y oraciones.
Invita alguna vez a tus familiares y amigos, a compartir un momento de plática y anécdotas.
Deja de lado los tontos realities, la prensa amarillista y ponte a leer un buen libro que pueda nutrir tu mente y tu alma.
No permitas que un inconveniente absorba tus emociones y nunca dejes que la depresión ni la ansiedad te agobie, asume siempre una postura de valentía y arrojo. Convierte tus sueños en el foco de tu vida, coméntalos con otros, asóciate, y practica el relacionarte de la mejor manera con los demás.
Enfócate en la posible solución de cada asunto, hazte una persona optimista, acepta conocer nuevos lugares y probar nuevas experiencias; mantente siempre calmo, practicando psicología positiva, levanta la mirada y avanza.
Cuida  tu cuerpo y tu mente para alcanzar metas más altas.  
Escribe aquellas cosas que te generan bienestar, y una vez a la semana, ensaya poner alguna en práctica.
Cultiva tu relación de pareja, dejando de lado las peleas triviales, no acorrales a nadie, ni te sientas decepcionado por nada, todo es aprendizaje. Escribe frases positivas que puedan ser útiles para otros, y no atribuyas tu propia conducta y decisiones a los demás.  Olvídate de la crítica y el insulto, por inocente que parezca.  Acierta siempre lo mejor de quienes te rodean, resalta tu espíritu noble en todo momento, siempre que puedas e intenta hacer mejores los momentos de las personas; contesta, entiende, y aporta. No des giros en el pasado, menos sobre aquellos aspectos que sientes te lastimaron, ni pienses que vives en una guerra de motivos personales. Ayuda, sé solidario, participa alguna vez en sencillas actividades comunitarias, sin esperar ganancias o reconocimiento. Recuerda que para ayudarte a ti mismo, el mejor camino es ayudar a otros, a veces, con una simple frase. Expresa gratitud, recuerda lo valiosa que es tu vida, tu pareja, padres, hijos, amigos y todo cuanto te rodea.
Imagina siempre el mejor escenario, motiva tu mente a pensar el éxito, en el triunfo de tus proyectos, en que todo puede ser mejor para ti.
Agradece a tus padres por tus triunfos, ellos siempre tendrán algo que ver en ello y aprende a asumir tus propios desaciertos; agradece a tu pareja, maestros, hijos, amigos y personas que han pasado por tu vida.
Disfruta las pequeñas cosas del día, la comida que gracias a Dios, hay en tu mesa, la música, la naturaleza y el arte. Da una caminata y recuerda que el mundo esta lleno de riqueza, oportunidades, gente buena y sueños por alcanzar.

Siéntate en tu silla, respira profundo y busca los sentimientos que te hacen sentir feliz y pleno. ¡Realmente vale la pena sentirse vivo!

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.