Ir al contenido principal

Razón y Objeción Política

Dadas las particularidades de la política Colombiana con sus logros y desaciertos, y tomando como muestra un grupo de individuos potenciales electores, es posible evaluar la motivación e indicadores de objeción, al  aplicar puntos de vista contradictores y sincrónicos. 
Alcanzar un correcto uso de los valores sociales, es un proceso afectado por la necesidad misma del estado de animo en su afectación natural, producto de variables externas. Basta ingresar en cualquier red social, para observar cómo aparentes trivialidades se sustentan como pilares de vida. Se intentan usar como mecanismos de defensa que oculten la vergüenza, el temor, la culpa, el fracaso, las adicciones. Aplicar un mecanismo de coacción o por el contrario de incentivo verbal da pie a respuestas disímiles, en desiguales individuos.  Sin embargo, la respuesta no es consecuencia del azar, sino de sincronías respecto de las creencias y necesidades del sujeto, quien  magnifica los eventos, en este caso concreto, políticos.
La visión errónea de nuestros propios sentimientos, y la no aceptación de los desaciertos, como mecanismo de defensa; genera un efecto de resistencia, un ajuste de la realidad que arrastra consigo la quimera de una sensitiva sensación de éxito.
En política, los gobernantes lo usan con todo el lábaro de los medios de comunicación, por ejemplo, Uribe y la fecundación del miedo por la erróneamente llamada “guerrilla” y el enaltecimiento de su propio ser como única vía de solución para deponer ese temor.  

A propósito de esto y en relación con lo que llamamos verdad, si esta no es fiable al 100%, se puede aplicar el principio de las 3 puertas de Sócrates:

         El joven discípulo agitado llega a casa de Sócrates y anuncia:
-Maestro, un amigo tuyo estuvo hablando de ti!!!
-Espera, interrumpió el filósofo. ¿Ya hiciste pasar por las tres puertas lo que vas a contarme?
-¿Que tres puertas maestro?
-Sí, la primera es la verdad ¿Estás seguro que es cierto lo que vas a decirme?
-No.... yo solo lo oí comentar a unos vecinos.
-Al menos lo habrás hecho pasar por la segunda puerta, la bondad. Lo que quieres decirme ¿es bueno para alguien?
-No.... no todo lo contrario.
 -Ahh ya veo, entonces vamos a la última puerta que es la necesidad.
-¿Es necesario que yo sepa lo que quieres contarme?
-No, no es necesario, para nada.
Entonces dijo el filósofo sonriendo:
-Si no es verdadero, ni bueno, ni necesario, dejémosle en el olvido.
No obstante, una vez roto el obstáculo de esas puertas sin las precauciones debidas, la verdad termina por ajustarse al temor propio. Y el hábito de no “percibir” las señales ocultas tras el mensaje, dota las decisiones de una verticalidad errónea. 
Dentro del grupo “muestra” de individuos, algunos resultan  más sensitivos que otros, permitiendo la transmisión de la información provista por medio de opiniones, caricaturas y refutaciones. Tomando esos datos como ciertos, en algunos casos relevantes, y ponderando su posición u oposición, haciéndola propia y defendible. La mayoría no detecta fallo y genera una respuesta subconsciente de rabia o empatía.
Ese fallo básico, se encuentra de igual modo, en la relación entre el elector y su candidato: Uribe, Santos, Samper, Pastrana, han hecho pocas aportaciones reales a las necesidades del país, empero, los electores prefieren disfrutar de lugares comunes, en los cuales se vede manifestar el fallo, de ese modo se evita la culpa. Algo de la condición: Si no tengo nada que objetar a mi mismo, puedo seguir obrando de ídem manera. Así, el esfuerzo por dominarme se transfiere a otro, en este caso al estado, como lo expone Norbert Elias, en su proceso civilizatorio.
         Hace tiempo me pregunté qué había de verdad en este postulado y para comprobarlo realicé diversos sencillos ejercicios para determinar la respuesta respecto de algunas afirmaciones. La conclusión fue un maravilloso entretejido de contradicciones, que me permitió retirar las capas para ver el rostro que a veces ocultan las redes, además de un alto porcentaje de temor y confusión. 

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.