Ir al contenido principal

Vida sana: ser amable y generoso

La amabilidad es una ruta que, sin duda, conduce al éxito. Además de mostrarnos socialmente como individuos sanos, felices y confiables.
La amabilidad tiene la facultad de mejorar las relaciones, generando placer y bienestar en los demás y nosotros mismos; tornándonos comprensivos y generosos. Por tanto, saber aplicar este habito en la cotidianidad, nos permite afrontar de manera eficaz la vida misma y sobrepasar momentos cruciales en los cuales, es importante contar con otras personas a nuestro alrededor.

Un saludo, una sonrisa, un gesto generoso, son las llaves mas efectivas para abrir la puerta a muchas oportunidades.
La amabilidad, la generosidad y el buen trato a los demás deben ser reivindicadas en la sociedad actual como herramientas sociales rentables, y valores imprescindibles en la formación de las futuras generaciones.
Que la  amabilidad libera de tensiones, recelos y ansiedades, es algo que ya han puesto de manifiesto algunos estudios al respecto. Además aumenta la carga de felicidad y sentimientos positivos en las personas e igualmente favorece la salud, al incrementar la producción cerebral de endorfinas.
Ser generoso y amable, permite la conformación de comunidades unidas, respetuosas, creativas y solidarias; impulsando su crecimiento a niveles superiores. Fortaleciendo en la adversidad y gestionando las oportunidades de manera eficiente.
Y es que no cabe duda que, las emociones y sentimientos positivos son una característica intrínseca  del desarrollo humano, su adaptabilidad al entorno y sus capacidades físicas, psicológicas y sociales. Por supuesto, la amabilidad, la generosidad, la empatía, forman parte de un adecuado escenario para la inteligencia emocional.
Contrario a lo que algunos pocos puedan considerar, respecto de la amabilidad,  como sinónimo de fragilidad, esta es una característica de fortaleza física y emocional. Una persona fuerte no necesita agredir, puesto que se siente tan segura de si misma, que su relación con los demás es de respeto, integridad y valor por la realidad del otro.
La amabilidad al igual que los sentimientos de vibración alta como el amor, el respeto, la confianza, la fe, la solidaridad, generan un efecto positivo en el funcionamiento del organismo; disminuyendo ostensiblemente el riesgo de enfermedades y fortificando a su vez el proceso interno de los órganos, al mejorar nuestro sistema inmunológico.
Ya lo sabes, ser amable, generoso, empático, y optimista no cuesta nada, pero si aporta mucho a tu calidad de vida.

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.