Ir al contenido principal

El camino hacia la luz

Hay vida y manifestación de ella por medio de la vibración energética, llamada sentimientos y emociones. En el principio el verbo o pensamiento lo era todo y es el quien gobierna las vibraciones mentales, es decir, los pensamientos y emociones del alma.
El deseo se convierte en acto, en el impulso de la emoción; la mente controlada por el espíritu genera el pensamiento que luego es acción, la manifestación se armoniza y el pensamiento se convierte en algo palpable de vibración positiva o negativa.
El espíritu de la naturaleza abarca el espíritu del individuo, este es imparcial e impersonal; su manifestación abarca los dos extremos de una línea de sugestión positiva o negativa y está asociado al pensamiento del alma, el deseo.
El espíritu denomina la manifestación de esas vibraciones en conceptos de positivo o negativo, benéfica o nociva, conforme el efecto que generan en el pensamiento, determina la actividad y la construcción del pensamiento palpable.
El camino de las vibraciones abarca todos los matices, donde el amor es la vibración suprema y el miedo su extremo opuesto, entre ellos, se despliegan todos los matices. Y, el alma, referencia para su análisis y entendimiento. Por ejemplo, ¿Cómo saber si hay luz? Ello debe confrontarse a su opuesto, así el espíritu teoriza su existencia, al contrastarle con la oscuridad. Son entonces representaciones del pensamiento del alma.
El amor junto a su aliado esencial, la compasión, influye sobre la mitad de la vara de vibración en sentido superior; atrayendo construcciones mentales positivas, sanas y estimulantes.
El temor genera impulsos en dirección opuesta hacia abajo, en el gobierno de los pensamientos negativos, apesadumbrados, pesimistas. El primero revitaliza, el segundo agobia.
El pensamiento espiritual da forma a la vibración, sentimiento o emoción. Esa vibración genera acción y actúa en el plano palpable. Luego retorna en efecto circulante hacia la fuente que lo origina. Es esta la reacción del pensamiento.
Las vibraciones varían en tiempo, forma y velocidad, siendo algunas mas livianas, casi etéreas, otras, veloces, impulsivas; algunas pesadas, incluso tortuosas, sombrías, desalentadoras. Las vibraciones de luz se generan y afectan por el pensamiento del amor y la compasión, les caracteriza la brillantez y el movimiento. Las segundas oscuras e limitantes se afectan por el temor, la ira, la envidia, la vanidad.
En su dualidad las vibraciones influencian el pensamiento, y conllevan a la acción del pensamiento palpable; generando efecto en los planos materiales. Más allá de eso su influencia en los planos de ascensión varia, actúa en oposición por ser planos de energía, afectando, claro, el espíritu, puesto que lo material no tiene trascendencia en ellos.
Las vibraciones se afectan por el entorno en que se desenvuelven, por tanto, quienes se ven expuestos a fuerzas, pensamientos o emociones positivas, necesariamente vibraran en sincronía con ellas. Las personas deben decidir junto a que vibraciones de pensamiento espiritual permanecen.
La influencia de la vibración de pensamiento, sentimiento o emocional es dual, en el universo todo es dual, se complementa; los deseos van de un emisor a un receptor, fluyen y gravitan entre ellos. En asociación de, algún modo, a la expresión filosófica de “recoger lo que se siembra”
Si nos movemos en sentimientos de vibración positivos, los pensamientos, deseos y motivos se vuelven también positivos, y el entorno que los rodeo crece en dicha vibración. Sin embargo, ocurre igual en dirección opuesta.
Tales vibraciones acompañan el espíritu en los planos dimensionales que habite, en el plano terrenal se distribuyen en forma de pensamientos palpables, en ambas direcciones: amor o agobio. Al elevarse a planos superiores, de luz, conserva aquello que tuvo relación con vibraciones de amor y compasión, lo demás se diluye, puesto que no tiene lugar en dicho entorno.
En el plano de pensamiento físico estas vibraciones van de una persona a otra, construyendo o destruyendo según la reflexión que haga el espíritu de tales reacciones, por ejemplo, el amor puede construir, pero de no ser verdadero sino apariencia, no generará el efecto propuesto. La misión de la existencia, si cabe, es alcanzar la vibración de luz, sin desdeñar nuestro paso por otras esferas dimensionales de pensamiento. En filosofía se hablaría de regresar a la luz, al creador, al Dios original.
La felicidad y el éxito son construcciones de pensamiento, lo inverso también lo es. Si una persona es sugestionable los pensamientos de vibración le alcanzaran, sea cual sea su índole. Como energía fluctuante y gravitacional, esta regresará en su momento a la fuente original, es decir al espíritu que generó dicha intención de amor o de agobio.
Las vibraciones de pensamiento de amor y compasión, activaran toda la esfera de vibraciones positivas, alcanzando a quien esté dispuesto, en un despertar hacia niveles de luz. De ese modo él potenciará dichas vibraciones.
En el despertar o ascensión la energía vibratoria, pensamientos, emociones y sentimientos, completaran un ciclo. La relación entre el ascendido, fuente, y quienes fueron objeto de dichos pensamientos palpables seguirá activa.
Las vibraciones afectan los pensamientos palpables en la forma que el espíritu los entiende, denomínese materia, cuerpo, ser…de ese modo construyen estados de salud o enfermedad, de éxito o desconcierto, de alegría o abrumadores.
Aun sin un objetivo determinado, aquel, cuyo pensamiento vibra en una determinada frecuencia genera reacción en su entorno, de amor, compasión o resentimiento. Si una persona es sugestionable tales energías encontraran el camino hacia ella, en ambos sentidos, dependiendo cual sea la emoción o sentimiento, incluso viniendo de ella misma.
El espíritu y sus deseos generan corrientes fluctuantes, vibraciones de las cuales es emisor y receptor a la vez; el retorno de dichos pensamientos genera vínculo con otros seres espirituales, tanto positivos como negativos: amor y compasión o rabia y frustración, dependiendo de la cualidad de la emoción.
Es el espíritu quien acepta los factores de vibración de su entorno, acorde a sus propios sentimientos, emociones o deseos. Estas vibraciones, pensamientos, se harán perceptibles en el pensamiento palpable. Y cada grupo de vibración energética buscará su fuente guía, en unos casos el amor en la luz, en sentido contrario el temor en la opacidad de la energía.
Es importante que las personas tengan amor y compasión hacia quienes le rodean, para mantener activa la carga de las emociones, pensamientos y deseos positivos. Es como construir un camino de semillas que florecen al trascender al plano de luz.  Generar armonía en el plano de los pensamientos palpables, no solo beneficia tal estancia, es realmente una inversión de energía hacia otros planos.

La comprensión de estas leyes permite un conocimiento del pensamiento y el deseo, que ayudará al desarrollo del espíritu y le incentivará a ser amoroso y compasivo. También a desarrollar estas habilidades, permitiéndo reconocer la tendencia de sus pensamientos; fortaleciendo la voluntad y el deseo, para vibrar en planos de luz. 

Germán Camacho López

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ser Humano Instintivo

El comportamiento humano, es el resultado de la forma como este reacciona en su proceso de adaptación, dentro del entorno que lo rodea por condiciones genéticas, ambientales y de grupo. Al nacer, el ser humano, trae consigo predisposiciones instintivas, que lo llevan a actuar de una forma determinada frente a un estimulo. Las cuales no requieren de una preparación previa, y generalmente están relacionadas con la satisfacción de un deseo. Sin embargo, en su proceso de integración dentro de una comunidad, el hombre debecontraer esas tendencias naturales, a través de complejos procesos de aprendizaje y adaptación. Las conductas instintivas son innatas, en su gran mayoría invariables, responden a estímulos internos o externos y tienen por lo general un sentido de supervivencia. En la especie animal dichos comportamientos, se desarrollan sin el progreso alterno de una conciencia; Sin embargo, la conducta humana y su complejísima capacidad de raciocinio, ha moldeado el instinto hacia patrones …

Las Afirmaciones Racionales

La forma en que “vivimos” los acontecimientos cotidianos. Envía a nuestro cerebro una descarga emocional que genera una determinada respuesta. Sin embargo, buena parte de nuestras reacciones, emociones y conductas; están influenciadas por creencias, enraizadas en lo profundo del pensamiento. Y desde ese “supuesto” acerca del funcionamiento de las cosas, parten las afirmaciones racionales o irracionales. Las primeras traen un estimulo positivo para el crecimiento y el desarrollo de la madurez: “me gustaría que…” “preferiría que…” “quisiera que…”. Las segundas absolutizan y se rigen por creencias inamovibles: “debería…” “tendría que…” Cuando por alguna razón no se logra cumplir los objetivos. Las emociones liberadas tienen un porqué constructivo. Básicamente, instruir a la persona en la consecución de metas; en la superación de obstáculos, y en la adaptación de escenarios inesperados. Cuando no hay una adecuada salud psicológica, el individuo no logra afrontar la inquietud, el desasosiego…

La oveja y la granja

Estando cierto día en la granja unas ovejas, una de ellas se sale del encierro y al intentar entrar de nuevo; se encontró con que la puerta había cerrado quedando ella afuera y su comida dentro. Intentó una y otra vez sin poder lograrlo ante la burla de las otras; así que decidió darse vuelta y al hacerlo, pudo ver en frente suyo la libertad y un bosque lleno de alimento.
Muchas veces la falsa seguridad, nos ciega ante oportunidades evidentes.